Los iconoclastas y los íconos

January 13, 2010

Este posting es nuevamente en torno a una palabra inusual y a su origen. En realidad es solo un pretexto para escribir algo, les brindo una palabra “rara” , su historia y procedencia. El problema real es que no he  tenido el tiempo suficiente para terminar el posting en el que estoy trabajando sobre el escándalo del reactome array que por cierto ya ha adquirido matices de las más ridículas telenovelas mejicanas. Les presento la palabra iconoclasta, si ya sé, suena bien rara, pero más raro es su origen. En esta ocasión, no tengo recuerdo alguno de cuando leí o escuché por primera vez esta palabra, pero irónicamente si recuerdo al cantautor Silvio Rodriguez definirse en una ocasión como iconoclasta para mi asombro. Nada, cosas de la nueva trova, cosas de mis tiempos en la Habana. Tradicionalmente hemos asociado la palabra iconoclasta a la persona que piensa independientemente aún cuando esto presupone ir en contra del consenso de la multitud. De algún modo un iconoclasta se opone a todo lo establecido y aceptado por la sociedad, sea en forma de  ideologías o instituciones. Entre los rasgos que definen un iconoclasta deben estar presentes un alto nivel de excepticismo , pensamiento crítico e independiente, disidencia y radicalismo. Degraciadamente muchos de mis conocidos creen que la palabra iconoclasta es sinónimo de nihilista. Nada más ajeno a la verdad, el ser nihilista implica la certeza de que la vida no tiene significado, ni propósito o valor intrinseco de alguna clase. Es la peor palabra o estado existencial al que se puede llegar y lo digo por experiencia propia porque me he visto en tales sitios. El ser iconoclasta no tiene connotación negativa alguna, siempre y cuando el rechazo a lo establecido venga de la mano con la propuesta de alternativas viables que permita construir un mundo mejor. Desgraciadamente el rechazo, de por si solo no basta para mejorar las cosas. De vuelta al origen de la palabra, esta proviene de las luchas religiosas entre los diferentes patriarcados cristianos en Bizancio y en general,  el Imperio Romano de Oriente. El uso de imagenes en las iglesias en los primeros siglos del cristianismo fué un tema candente, muchos cristianos lo consideraban equivalente al pecado de idolatría y temían con razón que esta práctica desvirtuaba el espíritu original del cristianismo . Algunos de estos cristianos pasaron del rechazo pasivo a la acción y pronto muchas imagenes comenzaron a ser destruidas en los templos. Los cristianos que destruían imagenes en las iglesias fueron llamados iconoclastas.

Los primeros iconoclastas fueron los miembros de la Iglesia de Oriente en los siglos VIII y IX de nuestra era, quienes se opusieron vehementemente al uso y a la veneración de imágenes religiosas. En algunos casos, los cristianos ortodoxos llegaron a destruir los iconos de sus rivales católicos.La palabra iconoclasta proviene del bajo latín de esa época; era un cultismo formado por las palabras griegas eikon ‘íconoo icono’ y el verbo klaein ‘romper’, ‘destruir’
Sin embargo, los iconoclastas acabaron derrotados en la Iglesia de Oriente, cuando el Concilio de Nicea consagró el uso de imágenes, que las autoridades religiosas de esa época consideraron útiles para la instrucción de las grandes masas analfabetas.

Advertisements