El bizantinismo y Bizancio

January 10, 2010

 

En ocasiones he usado el término “discusión bizantina” , aún recuerdo la primera ocasión en que escuché la palabra bizantinismo, estaba en una Iglesia de visita y un sacerdote colombiano que dirigía un grupo de estudios bíblicos lo usó para terminar una apasionada discusión que parecía no acabar entre algunos miembros del grupo. Un amigo mio en uno de sus habituales correos electrónicos me ha preguntado de donde he sacado semejante palabra y que significado posee. Lo primero que salta a la vista de esta palabra es que está directamente relacionada al nombre de la antigua ciudad de Bizancio. Lo segundo que viene a nuestra mente, es que aparentemente no toda discusión en Bizancio era bizantina. Un elemento adicional a tomar en cuenta, es que en la Habana yo había presenciado una discusión bizantina y no precisamente entre bizantinos sino entre habaneros de pura cepa. Para aquella época a la que me refiero, en la Habana, no había internet , ni método rápido de obtener información, asi que no tuve mas opciones que cuando la sesión de estudio terminó que preguntarle al sacerdote por el significado de semejante término, el padre no estaba en su mejor momento, el solo me respondió que una discusión bizantina era la clase de discusión larga, inútil y que consume el tiempo sin resultado positivo alguno. El padre estaba en lo cierto, me dijo lo fundamental de una discusión bizantina. Es la clase de discusión que en buen cubano ” no se llega a nada” y que trás largas horas de argumentación emocional más que racional “seguimos en las mismas”. Mas tarde, este mismo sacerdote me explicaría que el término proviene de las arduas, interminables y en ocasiones violentas disputas religiosas en materia doctrinal que ocurrieron en Bizancio en los primeros siglos de la cristiandad. Entre estos temas estaban el sexo de los angeles , la naturaleza de Cristo , si los angeles eran hermafroditas, cuantos angeles poblaban los cielos , o sea toda una infinidad de preguntas sin respuestas segura. La pregunta que me vino a la mente es por qué en Bizancio y no en Roma? Por qué Bizantinismo y no Romanismo? Es qué en Roma eran más racionales y en Bizancio prevalecía la irracionalidad como estilo de vida?. Alguna razón fundamental e histórica debería existir,en definitiva ambas ciudades fueron protagonistas de la definición dogmática del cristianismo y una de ellas pasaría a la historia como bizantina y la otra de algún modo no sería reconocida por esta clase de argumentaciones incansables y absurdas. Esta pregunta me acompañaría sin respuesta por algún tiempo hasta que leí un libro sobre la historia de los primeros siglos de la Iglesia . La solución resultaría ser tan simple, para la época el patriarca de Roma constituía la última fuente de autoridad en materia doctrinal y de ese modo existía “una última palabra” para diferir cualquier discusión, existía una sola Iglesia con una suprema autoridad bien definida. Las cosas eran muy diferentes en Bizancio, no existía una autoridad central religiosa, cada obispo era equivalente en autoridad doctrinal a otro obispo, la Iglesia se dividió en patriarcados que se disputaban la primacía, estos patriarcas en ocasiones diferían en materias doctrinales, lo que propició todo un clima de discusiones irracionales, interminables y esteriles. Así de simple, al no tener los bizantinos una autoridad central en materia doctrinal esto los llevaría a siglos de inútiles y en ocasiones ridículas discusiones. Este posting originalmente fué un correo electrónico de unos meses atrás, respuesta a mi amigo, pero decidí publicarlo en mi blog. Por supuesto algunos cambios formales fueron introducidos al contenido del correo para su publicación pero el contenido esencialmente es el mismo. Parece que Bizancio era tierra fértil para crear palabras inusuales, hay otras en mi arsenal que nunca uso en mis conversaciones habituales que eventualmente presentaré.

Advertisements