Fred Hoyle y la evolución química

March 17, 2010

Es muy importante entender que la teoría de la evolución para nada intenta explicar el origen de la vida, para esta teoría es precondición un primer organismo vivo y autorreplicante. Nunca quiso Darwin  discutir ni proponer idea alguna sobre el origen de la vida. Ante semejante interrogante siempre adoptó una postura prudente y cautelosa, siempre recordando lo limitado de nuestro conocimiento químico y biológico, definitivamente una prueba más de lo inteligente que era Darwin. Fué el bioquímico ruso Alexander Oparin el que publicó en 1924 un pequeño libro donde proponía la idea de evolución química como explicación de la vida. Proponía Oparin que la evolución biológica había sido precedida por una etapa de evolución química, y que el planeta primitivo poseía todas las condiciones físicas y los ingredientes químicos necesarios para iniciar la vida. No es mi intención explicar las ideas de Oparin en este posting. Nunca he creido que ninguna clase de evolución química pueda explicar el origen de la vida, esa certeza es gran parte de mi cosmovisión. Creo que pretender explicar el origen el origen de la vida con el uso de las ideas de Alexander Oparin califica entre los intentos científicos mas futiles y lamentables y por suerte no estoy solo en este sitio. No pretendo ocultar para nada mis antipatias personales hacia Oparin por su relación con Trofim Lysenko, Oparin es responsable en un modo más sutil por la persecución y ejecución de extraordinarios científicos sovieticos tales como Isaak Agol , Solomon Levit y de Nikolai Ivanovich Vavilov que murió en un campo de concentración soviético. Con toda justicia estas persecuciones son asociadas de modo directo a Lysenko pero Oparin jugó su papel y esto es ignorado por muchos en la comunidad científica. Mis antipatías hacia ambos son muy bien fundadas y también harto conocidas por mis amigos y lectores. Es importante aclarar que mi opinión de negar la evolución química como origen de la vida nada tiene que ver con mi pobre apreciación personal sobre Oparin , solo tiene que ver con pura razón y pensamiento crítico. Algunos de mis amigos me han señalado mi profundo desprecio contra Oparin y que quizás eso me hace ser exeptico y refractario ante algunas de sus ideas. No es el caso, solo considero que las ideas de Oparin constituyen quizás lo peor que se ha dicho sobre el origen de la vida.

Fred Hoyle es bien conocido principalmente por proponer dos ideas de naturaleza heterodoxa. La primera de ellas, un modelo de Universo Estacionario que basicamente se enfrentaba a la teoría del Big Bang que es soportada por toda la evidencia física y astronómica, la segunda, su propuesta en colaboración junto a Nalin Chandra Wickramasinghe, de la llamada Teoría de la Panspermia que propone que la vida no surgió en la Tierra como consecuencia de evolución química sino que llegó a nuestro planeta desde otros mundos. La teoría de la panspermia especificamente afirma que la vida no surgio en la tierra sino que llegó a nuestro planeta a bordo de cometas y otros cuerpos celestes capaces de dispersar “semillas” de vida por diferentes planetas. Presento a continuación algunas de las ideas de Fred Hoyle en torno al origen de la vida, evolución química y lo que él consideraba evidencia de que el mismo origen de la vida constituía un “acto intelectual deliberado” . Es importante hacer notar que Hoyle hasta donde conozco era ateo o agnostico, o sea que no pretendía impulsar agenda religiosa de ninguna clase con sus opiniones.  Tampoco soy un fanático de la teoría de la panspermia, en definitiva nada dice del origen de la vida, solo traslada el problema de el origen de la vida hacia otro sitios.

“No sé cuánto tiempo pasará antes que los astrónomos en general reconozcan que no puede haber llegado a existir aquí sobre la Tierra por procesos naturales el arreglo combinatorio de ni siquiera uno de entre los muchos miles de biopolímeros de los que depende la vida.” […] “Promueven la idea de que dentro de la naturaleza, más allá de la física normal, hay una ley oculta que ejecuta milagros (con tal que los milagros ayuden a la biología) . . . La noción de que no solo los biopolímeros sino también el programa que funciona en una célula viviente podían llegar a existir por casualidad en una sopa orgánica primordial aquí sobre la Tierra evidentemente es un disparate de primer grado.” New Scientist 1982

“Una interpretación juiciosa de los hechos nos induce a pensar que un superintelecto ha intervenido en la física, la química y la biología, y que en la naturaleza no hay fuerzas ciegas dignas de mención. Las cifras obtenidas a partir de los hechos me parecen tan rotundas que convierten esta conclusión en casi incuestionable”. “Más bien que aceptar la probabilidad fantásticamente pequeña de que las fuerzas ciegas de la naturaleza hubieran producido la vida, parece mejor suponer que su origen se deba a un acto intelectual deliberado”.

“Los científicos ortodoxos se muestran más preocupados por evitar un retorno a los excesos religiosos del pasado que por mirar cara a cara la verdad, [y esta preocupación] ha dominado el pensamiento científico a lo largo del siglo pasado”.

“En una chatarrería se encuentran todos los fragmentos y las piezas de un Boeing 747, sueltos y desordenados. Ocurre que un tifón se abate sobre la chatarrería. ¿Cuál es la probabilidad de que después encontremos un 747 totalmente ensamblado y listo para volar? Es tan pequeña que resulta despreciable, incluso en el caso de que el tifón soplara en tantas chatarrerías que llenasen por completo el Universo”  El universo inteligente

Fuentes: Wikipedia y otros diversos sitios de la internet


Timothy M. Lenton en Gaia y la Selección Natural

March 13, 2010

James Lovelock propuso la conocida hipótesis de Gaia. Esta hipótesis consiste en la propuesta de que las condiciones en la tierra son óptimas para la vida, porque la vida es capaz de optimizar las condiciones del medio para su propio beneficio combinado. Acorde a esta teoría inicialmente las condiciones físico-químicas eran muy adversas a la vida. En un comienzo existian temperaturas elevadas, radiaciones incompatibles con el sostenimiento de vida compleja y una atmósfera reductora desprovista de oxigeno. Sería el desarrollo de las primeras bacterias con capacidades fotosintéticas lo que permitió cambiar la atmósfera primitiva e incrementar los niveles de oxígeno en la atmósfera terrestre. Esto provocaría, entre otras cosas, un mayor protección contra las radiaciones, la disminución de las temperaturas y la aceleración del proceso de evolución biológica. Es decir, a partir de unas condiciones iniciales para nada adecuadas, el desarrollo inicial de las primeras formas de vida, acaba por optimizar las condiciones vitales en todo el planeta.Es importante destacar, que este proceso de optimización de las condiciones planetarias no es un acto volitivo ni consciente  del planeta,no hay componente místico, es un proceso regido por la interaccción de la bioesfera y lo puramente planetario . Podríamos decir que al igual que la selección natural dirige de manera inconsciente la evolución y optimización de la vida, la vida de manera inconsciente en su accionar de algún modo mejora el ecosistema global.

Timothy M. Lenton ha estado en la vanguardia de las investigaciones que consideran la tierra, incluyendo su clima y bioesfera , como un sistema único e integrado. El ha trabajado intensamente en la Teoría de Gaia de James Lovelock, en muchas ocasiones criticada por biólogos evolucionistas. En su trabajo el trata de reconciliar la Teoría de Gaia con la Selección Natural. Su trabajo nos ha llevado a una nueva perspectiva de la historia de nuestro planeta. El ha desarrollado un amplio rango de modelos relativamente simples de nuestro planeta en varias escalas de tiempo. Actualmente el está adaptando uno de esos modelos a una de las más grandes red de computadora para estudiar la variación y cambio tanto como en el pasado como en el fututo de nuestro planeta. Considero que debe leerse el excelente artículo introductorio de Miguel Angel Munguía antes de la publicación de Timothy M. Lenton. Pienso que esta publicación es una excelente lectura introductoria y de algún modo preliminar a las ideas de Lenton que nadie debería pasar por alto.

Descargue este artículo introductorio en formato PDF desde mi blog

Descargue la publicación completa en formato PDF desde mi blog

http://researchpages.net/ESMG/people/tim-lenton/


Confirmada la teoría de la extinción de los Dinosaurios por impacto de un enorme asteroide

March 9, 2010


Durante muchos años muchos en la comunidad científica se ha creido en la correlación del impacto de un meteorito y la extinción de los dinosaurios, mientras que una minoría de la misma comunidad ha dudado y propuesto teorias alternativas. Realmente el impacto de un meteorito es el único culpable de  la extinción de los dinosaurios? La Doctora Keller y su equipo supuestamente habian probado conclusivamente que el crater de Chicxulub precede a la frontera entre el cretacico y el terciario por mas de 300000 años. Ella particularmente se había enfrentado a la teoría de que el impacto de un meteorito enorme fue el asesino de los dinosaurios. Gerta Keller plantea que la extinción de los dinosaurios solo puede explicarse a traves de la conjunción de diferentes factores, la noción que un solo impacto de un meteorito es el único responsable de la desaparición de los dinosaurios es para ella simplemente mala ciencia. Su trabajo retaba una hipótesis formulada hace más de 25 años por el geólogo Walter Alvarez de la Universidad de California, Berkeley, su padre Luis, un físico ganador del premio Nóbel, y sus colaboradores. Hasta tal punto llegó el debate en torno al culpable de la extinción de los dinosaurios que muchos decidieron replantearse nuevamente el problema, en esta ocasión participarían 41 científicos de todas las partes del mundo y de diferentes disciplinas científicas, ya era hora de acabar con alguna clase de dudas en torno a la causa de este catastrófico evento. En definitiva hay un hecho muy bien establecido y que nadie puede poner en duda, 65 millones de años atrás, los dinosaurios desaparecieron bruscamente de la faz de la tierra, alguna causa muy bien definida debería existir que justificara este catastrófico evento. La opinión de la comunidad científica estaba dividida o aún está, sobre si el agente causante de la extinción fue un asteroide, dos asteroides o la actividad volcánica en Deccan Traps, en la India actual, donde hubo una serie de erupciones supervolcánicas que duraron millones de años.

El impacto de Chicxulub no pudo haber causado la extinción masiva porque precede a la extinción masiva y, aparentemente, no causó ninguna extinción. Pequeños microfósiles de animales marinos permanecieron  intactos. En todas esas localidades podemos analizar los microfósiles marinos en los sedimentos justo por encima y por debajo de la capa que señala el impacto de Chicxulub y no se pueden apreciar efectos bióticos destacables.  Gerta Keller

Un panel de 41 científicos de todo el mundo revisó 20 años de investigación para confirmar la causa de la llamada extinción del cretáceo terciario (KT), que creó un “medio ambiente infernal” hace unos 65 millones de años e hizo desaparecer a más de la mitad de las especies del planeta.Un enorme asteroide que golpeó la Tierra es la única explicación verosímil para la extinción de los dinosaurios, dijo un equipo científico internacional, con lo que esperan resolver una disputa que ha dividido a los expertos durante décadas.El nuevo estudio, realizado por científicos de Europa, Estados Unidos, México, Canadá y Japón y publicado en la revista Science, encontró que un asteroide de 15 kilómetros de ancho que golpeó la Tierra en Chicxulub, donde hoy se encuentra México, era el culpable.

Se cree que el asteroide golpeó la Tierra con una fuerza mil millones de veces más poderosa que la bomba atómica de Hiroshima. Morgan dijo que el “martillazo final del ataúd de los dinosaurios” se produjo cuando el material que estalló con la explosión voló a la atmósfera, rodeando el planeta y dejándolo en la oscuridad, lo que causó un invierno global y “mató a muchas especies que no se pudieron adaptar a este medio ambiente infernal”. Los científicos analizaron el trabajo de paleontólogos, geoquímicos, modeladores climáticos, geofísicos y sedimentólogos que recolectaron evidencia sobre la extinción del KT durante los últimos 20 años. Los científicos estiman que ese tipo de impacto ocurre en promedio una vez cada 100 millones de años, y que se han registrado 5 incidentes desde que se presentó el desarrollo de formas de vida complejas en la Tierra.

“Ahora tenemos una gran confianza en que un asteroide fue la causa de la extinción de KT. Esto desató incendios de gran escala, terremotos de más de 10 grados en la escala Richter, derrumbes de tierra a nivel continental que crearon tsunamis” Joanna Morgan , Imperial College de Londres, co-autora de la revisión

Acorde a esta teoría, este evento marcó un punto decisivo en la historia evolutiva porque abrió el camino a que los mamiferos heredaran nuevos nichos ecológicos y eventualmente convertirse en las especies dominantes en nuestro planeta. Yo en lo personal, sigo sin creer que el impacto de un meteorito sea la única razón de la extinción de los dinosaurios. Tengo mis ideas y argumentos, pero no poseo credenciales académicas en esta área del conocimiento, asi que mejor no especular. En el plano personal sigo coincidiendo con Gerta Keller en el argumento que no una razón sino un grupo de razones trabajando al unísono pueden solo explicar la desaparición de los dinosaurios. Por supuesto, que el impacto del meteorito tuvo que jugar algún papel protagónico en este evento, pero es mi más firme opinión que algunos otros factores jugaron también papeles significativos en esta extinción masiva. Creo que aún habrá debate para largo rato y que esta no ha sido la última palabra en torno a la extinción de los dinosaurios.

APA  Imperial College London (2010, March 4). Asteroid killed off the dinosaurs, says international scientific panel. ScienceDaily.

MLA <http://www.sciencedaily.com­ /releases/2010/03/100304142242.htm?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+sciencedaily+(ScienceDaily%3A+Latest+Science+News)>.


La Teoría de Gaia

March 8, 2010

 

De ninguna manera quiero unirme a la plebe que trata de aportillar a Darwin. Pienso que fue el más grande. Sin embargo, puede que la Teoría de la Evolución esté incompleta. El darwinismo considera que la evolución ocurre en un mundo algo estático, uno donde el ambiente evoluciona según las reglas de la física y la química. No ve ningún enlace entre la evolución del medio ambiente y la de los organismos vivos. En vez del estrecho principio de adaptación, en que los organismos se ajustan a su entorno y eso es todo, Gaia ve un proceso estrechamente acoplado, donde la evolución de la vida y la evolución de las rocas, océanos y atmósfera están tan férreamente unidas que en realidad constituyen un solo proceso. La selección natural es parte clave de la teoría Gaia. Sólo que la selección natural no ocurre en un ambiente neutral. James Lovelock

La hipótesis de Gaia es un grupo de ideas ecológicas de la biosfera en las cuales se postula que el accionar de la vida fomenta y mantiene las condiciones adecuadas para el mantenimiento de la  misma, afectando al entorno. En otras palabras propone que la bioesfera y todos los componentes físicos de la tierra tales como la atmosfera están cercanamente integrados para formar un sistema interactivo altamente complejo que mantiene el clima ,las condiciones bioquímicas y geológicas de nuestro planeta en un estado de homoestasis. Lovelock y los otros científicos que apoyan la idea ahora denominan la idea como teoría de Gaia, no es más hipótesis de Gaia para ellos ya que esta hipotesis ya ha pasado una batería de pruebas predictivas. Esta teoría se basa en la noción de que la bioesfera autorregula las condiciones del planeta para hacer que sus condiciones físicas-químicas sean mucho más propicias con las especies que conforman la «vida». La teoría Gaia define este grado de aceptación de la vida como una completa homeostasis. Fue James Lovelock  el primero en publicar la hipótesis de Gaia, su idea no fue para nada bien aceptada, para muchos se trataba de alguna clase de misticismo o casi un entuerto religioso. Originalmente cuando esta idea apareció, para la gran mayoría, la teoría Gaia fue asumida como una gran fantasia o  un interesante ejercicio de imaginación. Nadie en la comunidad científica  aceptó que nuestro planeta fuese una especie de superorganismo en el que, a través de procesos fisicoquímicos, toda la materia viva interactúa con el planeta para mantener unas condiciones de vida ideales para su existencia. Al fin y al cabo, lo que casi se planteaba era que la tierra se comportaba como un ser viviente y originalmente la idea no encontró ningún grado de aceptación en la comunidad científica, mas bien fué considerada una hipótesis descabellada.

En otras palabras lo que la hipótesis de Gaia propone es que la vida no solo está influenciada por el entorno. Es ella misma la que ejerce su acción sobre el mundo de lo inorgánico, de manera que se produce una coevolución entre lo biológico y lo inerte. Por ejemplo, en el caso de la atmósfera de nuestro planeta Tierra, esta  debería hallarse en un equilibrio químico, donde debería existir un abrumador 99% de Dioxido de Carbono con apenas unos pequeños vestigios de Oxigeno y Nitrógeno . Según la teoría de Gaia, el que al día de hoy la atmósfera la compongan un 78% de nitrógeno, 21% de oxigeno y apenas un 0,03% de dióxido de carbono se debe a que la vida, con su actividad y su reproducción, mantiene estas condiciones que la hacen habitable para muchas clases de vida. Anteriormente a la formulación de la Hipótesis de Gaia se creía que nuestro planeta poseía las condiciones apropiadas para que la vida ocurriese y se mantuviera en ella, y que todas las formas de vida presente en nuestro planeta solo se habían limitado a adaptarse a las condiciones existentes, así como a los cambios que ocurrirían a estas condiciones.

La Hipótesis de Gaia lo que propone es que dadas unas condiciones iniciales que hicieron posible el inicio de la vida en el planeta, ha sido la propia vida la que las ha ido modificando, y que por lo tanto las condiciones resultantes son consecuencia y responsabilidad de la vida que lo habita.

Gaia es una entidad compleja que afecta a la biósfera de la Tierra, de las ballenas a los virus y de los robles a las algas, la atmósfera, los océanos y el suelo, con la totalidad, constituyendo un feedback (retroalimentación) o sistema cibernético que busca un entorno físico y químico que sea óptimo para la vida en este planeta. El mantenimiento de condiciones relativamente constantes por medio del control activo puede describirse de modo conveniente con el término de homeostasis. James Lovelock y Lynn Margulis

Como nota final me gustaria añadir que la razón por la cual la teoría lleva este exotérico nombre es debido a la sugerencia de un amigo de Lovelock, el afamado escritor William Golding,  él le explicó a Lovelock que Gaia era el nombre griego de la Diosa de la Tierra y a Lovelock siendo Lovelock le pareció una magnifica idea usar este nombre del panteón griego para nombrar su hipótesis. En el plano personal creo que el uso del nombre de una Diosa para una idea tan controversial y revolucionaria no fué una buena idea y de algún modo contribuyó al rechazo inicial de esta idea por la comunidad científica. También constribuyó al rechazo de la idea de modo significativo la infortunada frase de su libro “the quest for Gaia is an attempt to find the largest living creature on Earth” , en realidad el nunca creyó que la tierra fuera un organismo vivo, solo trató de usar esta frase como un recurso literario, pagaría un alto precio por esa frase. 

Desgraciadamente aún en estos tiempos, he encontrado mucha “literatura” del mal llamado Movimiento New Age  que usan el nombre de la Teoría para conferirle a nuestro planeta Tierra una dimensión mística y alguna clase de “consciencia” planetaria. De un modo irónico la teoría de Gaia es más conocida por su versión  “New Age “, al menos en este país que por su verdadero contenido y propuestas. Por esta razón desconfío enormemente de la llamada “cultura científica popular”, porque esta posee la capacidad de desnaturalizar y trivializar ideas serias de naturaleza científicas y convertirlas en supersticiones.

Fuentes:

Wikipedia y entrevista a Lynn Margulis

http://greeninc.blogs.nytimes.com/ 

http://www.newworldencyclopedia.org/


Entrevista a Francisco J.Ayala

March 6, 2010

“Nada tiene sentido en biología si no es a la luz de la evolución”. Esta frase de Theodosius Dobzhansky, uno de los fundadores del Neodarwinismo, expresa la importancia que tiene, por su papel unificador y poder explicativo, la teoría de la evolución por selección natural de Darwin, a la hora de valorar y ponderar todos y cada uno de los fenómenos biológicos que observamos, así como los que inferimos de la historia de la vida a partir del rastro que dejó a su paso y de los diseños que existen en el presente.  La vida se ha desplegado en el tiempo y el espacio, desde sus humildes orígenes moleculares a la sorprendentemente compleja y maravillosa biosfera. Gracias a la unión de la genética mendeliana con la selección natural darwiniana fue posible crear la Teoría Sintética de la Evolución, el Neodarwinismo, que alumbra con su luz -dando significado y razón de ser- a todos los seres que hubo, hay y habrá sobre la tierra. Una de las maneras de conocer cual es la distancia entre las especies vivas, cual su respectiva posición en el árbol de la vida, que va del primer replicante a Gaia, es comparar sus ADN. Los parecidos y diferencias a lo largo de esta larga molécula dan cuenta del tiempo que llevan dos especies separadas, esto es, el tiempo transcurrido desde que existió su antecesor común. La técnica más precisa para realizar esta labor comparativa es conocida como Reloj Molecular Evolutivo, y el español Francisco J. Ayala, que fuera en su día discípulo de Dobzhasky, la ha desarrollado durante años, contribuyendo con ello a mostrar y contrastar la regularidad de los cambios aleatorios en la evolución de las especies.

El Profesor Ayala ha tenido la amabilidad de respondernos unas preguntas.

1.-¿Qué otras fuerzas han operado y podrían operar (y con que intensidad), aparte de la selección natural, en la evolución de las especies? ¿qué opina de la simbiogénesis de Margulis y del saltacionismo de Gould?

El proceso de selección natural da cuenta de la adaptación de los organismos a sus ambientes, pero otros muchos procesos intervienen; por ejemplo los procesos de mutación y recombinación genética. Las células de los organismos eucariotas (que incluyen a todos los animales y plantas y muchos organismos microscópicos) tuvieron un origen simbiótico, por asociación de células mucho mas sencillas, que eran organismos procarióticos. Esta es la idea central de Margulis. La evolución no es siempre gradual y lenta, sino que a veces intervienen periodos de evolución muy rápida y otros muy lentos, que es lo que Gould llama evolución “punctuated”. Esto se encuentra ya en El Origen de las especies.

2.- ¿De qué forma puede conciliarse un mundo gobernado por el azar y la necesidad con la idea de Dios?

No sé por qué tiene que ser problemático. Para entrar en mas detalle pueden acudir a mi libro Darwin y el Diseño inteligente (Alianza Editorial, 2007).

3.- ¿Considera la religión como un fenómeno natural? Si es así ¿cómo cree que habría evolucionado? ¿qué importancia cree que tiene en la sociedad humana actual?

Los humanos tienen conciencia de si mismos y, por lo tanto, de que su vida terminará, es decir, que morirán. Esto implica ansiedad existencial, que se alivia entre otras maneras por las creencias religiosas. La religión da sentido y propósito a la vida humana. Las creencias religiosas son virtualmente universales y muy influyentes, en la humanidad actual.

4.-¿Qué precisión tiene el reloj molecular para medir distancias genéticas entre especies?

Tanta precisión como se quiera conseguir, dependiendo solamente de la inversión de recursos y tiempo. El reloj molecular no es como los relojes de pulsera, que miden el tiempo exactamente, sino que es estocástico. Lo que es constante es la probabilidad de cambio.

5.-¿Cree que la consciencia y la autoconciencia son atributos exclusivamente humanos, o lo comparten con nosotros, en distinto grado, otras especies? ¿y la conciencia moral?

La autoconciencia propiamente tal es un atributo exclusivamente humano. Esto se puede mostrar por medio del siguiente razonamiento. La autoconciencia, por definición, es tener conciencia de que uno existe como individuo. Pero esto implica tener conciencia de la muerte. Esto a su vez implica tratar a otros humanos con respeto cuando se mueren, porque queremos también ser así tratados. Esto se lleva a cabo por medio del entierro ceremonial o litúrgico, que se da en todas las culturas humanas, pero no en ninguna otra especie. La conciencia moral propiamente tal es también exclusivamente humana, porque implica anticipar las consecuencias de nuestras acciones. La anticipación del futuro es un atributo exclusivamente humano.

6.-¿Qué le parece la psicología evolucionista como aproximación a la naturaleza humana? ¿cuál es su parecer sobre el debate naturaleza/crianza?

Lo que se llama “psicología evolucionista” en un sentido técnico es una teoría particular sobre como los humanos han adquirido adaptaciones por medio de su cerebro a las condiciones históricas de su evolución. Sin duda, tiene parte de verdad. No sé por qué tiene que existir un “debate” entre naturaleza y crianza, que son ambos componentes indispensables de lo que somos.

7.- ¿Qué opinión le merecen las ideas de David Sloan Wilson y Edward O. Wilson sobre la selección multinivel?

Perfectamente aceptable, y no particularmente novedosa, excepto que la han articulado de nuevo y bien.

8.- ¿Qué opina sobre la memética? ¿cree que puede hablarse de un Darwinismo universal, como lo hace Dennett ?

La “memética” se puede definir como evolución cultural, que es innegable. Las ideas, las instituciones sociales, le ciencia y la industria, todo cambia a través del tiempo; es decir, evoluciona y en ese sentido se puede decir que el Darwinismo es universal.

9.- ¿Cree que se aproxima alguna revolución en el modo de entendernos a nosotros mismos con la neurociencia?

La neurociencia esta avanzando a pasos agigantados. Estoy seguro de que estos avances nos ayudaran a comprendemos a nosotros mismos.

Fuente: Desde el exilio / La nueva Ilustración Evolucionista


La carta de Francis Crick a John T. Edsall.

March 4, 2010

Todo el mundo ya sabe que James Watson es un racista que por cierto pagó un alto precio por sus infortunadas declaraciones. Lo que casi todo el mundo ignora es que Francis Crick, su compañero en el descubrimiento de la estructura de la molécula del ADN compartía esencialmente las mismas ideas. Esta es una carta de Francis Crick dirigida a John T. Edsall, el cual había firmado una declaración antiracista en contra de una carta de William Shockely.  Entre tantos planteamientos asombrosos para mi , Shockley había propuesto que individuos con IQ menores de 100 deberían ser esterilizados, blancos o negros, siempre y cuando los sujetos estuvieran de acuerdo. Presento esta asombrosa carta de Francis Crick, donde el expone sus ideas en torno a la relación entre raza e inteligencia y amenaza con renunciar a la Academia de Ciencias de Estados Unidos. Esta carta la presento en su inglés original dada su importancia y debido a que la inmensa mayoría de mis lectores leen en inglés sin ninguna clase de problema. Es lamentable descubrir que genios como Watson,  Crick y Shockley comparten ideas racistas tan erradas y de tan pobre fundamento científico. Aparentemente la inteligencia en un área científica específica no basta para abordar problemas socio-económicos de esta naturaleza tan compleja y sensitiva. Creo que esta carta es historia y como tal debe ser leida y tratada.

22 February 1971

Dr. John T, Edsall
Fogarty International Center
National Institutes of Health
Bethesda, Maryland 2 0014

Dear John,

I have been very distressed to see the letter to the President of the National Academy by you and six other Academy members regarding a Proposal by Dr. [William] Shockley [Nobel laureate in physics]. Like you I have not published anything on the population problem, but f have become fairly familiar with the literature of the subject. I have also talked to Dr, Jensen when he visited the Salk Institute recently.

Unlike you and your colleagues I have formed the opinion that there is much substance to [Berkeley psychologist Arthur] Jensen’s arguments. In brief I think it likely that more than half the difference between the average I.Q. of American whites and Negroes is due to genetic reasons, and will not be eliminated by any foreseeable change in the environment. Moreover I think the social consequences of this are likely to be rather serious unless steps are taken to recognize the situation.

While any present conclusions are tentative, it seems likely that the matter could be largely resolved if further research were carried out. I should thus like to know two things. Would you and your colleagues please state in detail why they think the arguments put forward by Jensen are either incorrect or misleading. Secondly, would they please indicate what research they think should be done to establish to what extent “intelligence” is inherited. This is surely the important point, and is equally valid for a country without a racially mixed population.

The most distressing feature of your letter is that it neither gives nor refers to any scientific arguments, but makes unsupported statements of opinion, This, I need hardly remind you, is politics, not science. The voice of established authority, unsupported by evidence or argument, should have no place in science, and I am surprised to find that you, of all people, should put your name to a letter of this character written to the Academy on a matter of scientific research. I am cure you will realize that if the Academy were to take active steps to suppress reputable scientific research for political reasons it would not be possible for me to remain a Foreign Associate.

I hope you will forgive me writing so frankly, but we have known each other now for a long time, and I have a great respect for your opinion on matters such as this. I am not, for the moment, sending a copy of this letter to anyone else.

Finally I should comment on the last paragraph in your letter. I cannot answer for Shockley, but I know that both Jensen and I would agree with you on that point. But this has no bearing on how intelligent, on the average, people’s children are likely to be.

I leave here tomorrow, and expect to be back in Cambridge on 1st March.

Yours sincerely,

F. H. C. Crick

Descargue la carta desde mi blog en formato PDF


Entrevista a Lynn Margulis

February 25, 2010

Lynn Margulis (Boston, 1938), profesora del Departamento de Geociencias de la Universidad de Massachusetts, con el doctorado honoris causa que le acaba de entregar nuestra universidad, ya cuenta con nueve de estas distinciones. Si, además, añadimos los más de cien artículos y más de veinte libros a su lista de producción escrita, podríamos pensar que se trata de una venerable viejecita, jubilada desde hace tiempo… Pero tiene una fuerza y un empuje envidiables, viaja e investiga sin descanso; actualmente, sus líneas de investigación se centran en la teoría endosimbiótica seriada (SET) del origen de las células, en el estudio de los tapices microbianos y en aspectos teóricos de la hipótesis Gaia.
Ha profundizado en cuestiones tan clásicas y al mismo tiempo tan actuales como la descripción y el origen de la vida1, la clasificación general de los seres vivos2, el porqué del sexo3 o la autoorganización del ecosistema planetario4. Pero por lo que es más conocida es por la teoría de la endosimbiosis como explicación del origen de la célula eucariota5, según la cual podríamos decir que tanto los animales como las plantas, los hongos y los protoctistas6 hemos surgido todos por evolución a partir de la asociación y la cooperación entre bacterias. Pero Lynn va más allá, y ahora nos propone que esta especie de procesos, llamados simbiogénesis, son el motor principal de la creación de variación en la evolución, más incluso que las mutaciones por azar.
Lynn es venerada y estimada por muchos, como maestra y revolucionaria de la ciencia, y rechazada por otros, quizá por su constante actitud provocadora y crítica. Parece querer decirnos que esta provocación es necesaria para promover la discusión y el avance de la ciencia; no en vano, su discurso de investidura llevaba por título: “Las bacterias en el origen de las especies: muerte del paradigma neodarwinista”.
Unas pocas horas antes de su investidura como doctora honoris causa por la Universitat de València, nos encontramos con ella en el vestíbulo del hotel donde se aloja. En cuanto nos presentan, nos coge del brazo con decisión y nos invita (¡casi nos arrastra!) a tomar un café y a sentarnos con ella mientras desayuna.

¿Cuándo empezó a conectar con España y a trabajar con la gente de Barcelona?
La verdad es que la idea de venir se originó en México, cuando tenía dieciséis años y colaboraba con la Universidad de la Baja California. Después, ya empezamos a trabajar juntos con tapices microbianos hacia el setenta y siete. El caso es que mis colegas mejicanos siempre me decían: “Para entender México tienes que ver la madre patria.” Entonces fue cuando me invitó Joan Oró –que estaba en la ISSOL (International Society for the Study of the Origin of Life)– a venir a dar un curso en la Universitat de Barcelona. Eso fue después de venir a una reunión de la ISSOL en el año setenta y tres.

La primera vez que vino a Valencia, fue invitada a un congreso de microbiología, organizado por el Departamento de Microbiología y Ecología de la Universitat de València, en el año 1985, ¿es correcto?
Sí, vine con Glick, un profesor de la Boston University (donde trabajé durante 25 años), que escribió un libro sobre científicos valencianos. Vive muy cerca de nosotros, en Massachusetts, y tiene una casa aquí, en Valencia. Vine entonces, di una conferencia, y fuimos juntos de Valencia hasta Barcelona. Recuerdo que me dijo que España había cambiado su vida. Pero no le he visto desde hace muchos años.

Ayer, en las jornadas de su homenaje, el profesor de la UNAM Antonio Lazcano comentó una lista de sus trabajos más relevantes: la definición de la vida, la relación de la biosfera con su entorno –lo que enlaza con la Gaia–, la clasificación de los seres vivos en cinco reinos o dominios, los procesos de especiación (y la simbiogénesis en particular) y, finalmente, la endosimbiosis como el origen de la célula eucariota. También quedó claro en la mesa redonda la importancia de su faceta como divulgadora y como maestra de muchos científicos más, que se reconocen como discípulos suyos. ¿Cuál de estos aspectos le ha dado una mayor satisfacción o considera más importante?
Empecé como genetista, porque pensé que para entender la evolución quizá era mejor aprender antes algo de genética (ahora no, ahora la genética, en la práctica, sólo tiene que ver con las personas y no con lo que debería…). El caso es que empecé con la genética mendeliana, como todo el mundo, y me di cuenta, gracias a los buenos profesores que tenía, que había genes citoplasmáticos. Entonces comencé a darme cuenta de que eso no encajaba con la idea del neodarwinismo. A principios del siglo pasado se publicó un libro muy importante que llevaba por título The cell in development and heredity, escrito por un sabio llamado Edmund B. Webs. En este libro había algo sobre herencia citoplasmática y sobre la idea que daban los alemanes y los rusos según la cual la base de esto eran organismos simbiontes. Mi profesor Hans Ris, de origen suizo y que debe de tener ahora unos 85 u 86 años, me enseñó este libro. Y ya lo he leído tantas veces que lo he hecho polvo. En el momento que me doy cuenta que no son genes desnudos, sino organismos o bacterias dentro de la célula, esto se me presenta como un nuevo mundo abierto a la investigación. Entonces pensé que debía saber algo más de las bacterias, porque yo no las había estudiado nunca; la gente de genética no hablaba nunca de las bacterias. Las bacterias pertenecían a la medicina, o a las ciencias de los alimentos; estaban consideradas como algo práctico, como la parte más poco intelectual de la biología. Bien, ahora menos, pero la microbiología es algo que surgió de la medicina, de la salud pública y del procesamiento de alimentos, no tenía nada que ver con la evolución o la historia de la vida, con nada intelectual. Así que tuve que aprender alguna cosa sobre las bacterias, pero eso fue después de tener un doctorado en genética. Siempre he tenido interés por las plantas, por la fotosíntesis y por aquellos puntitos verdes, las cianobacterias.
Mi profesor Hans Ris me dijo una cosa fascinante… Él había estudiado mucho la cromatina, la forma de los cromosomas, el DNA en bacterias, en animales y en plantas, y él es quien descubrió que la cantidad de DNA en la célula haploide es la mitad de la cantidad en la célula diploide. Esto es trivial para nosotros, pero no lo era entonces, era muy importante, porque no hay proteínas ni otra cosa que se comporte así, teniendo el doble de cantidad… Ris también había estudiado mucho la forma de la cromatina (que realmente no es cromatina) en cianobacterias, y se había dado cuenta, como otra gente, de que las cianobacterias no son algas sino bacterias. Bien, entonces un día, cuando estaba en la sala de revelado estudiando una lámina de avena, vio, revelando la película, la forma de ácido nucleico en el plasto y se dijo a sí mismo: “seguro que comienza con una cianobacteria, porque ¡la forma del DNA es exactamente igual!” Y entonces ¡se dio cuenta de la estructura al revelar la película! Esto es algo que comentamos, y en una ocasión me dijo: “un día es posible que lo podamos demostrar, pero ahora no podemos hacer nada”. Pero en el momento en que se sabe que estos genes son de origen bacteriano se te abren las puertas a otro mundo. Entonces comienzas a estudiar bacterias y te preguntas ¿qué bacterias? Y a partir de ahí tienes que relacionar la biología celular y la genética con la historia de las bacterias, etc.

Ayer, durante la conferencia, dijo unas cuantas veces: ”Soy darwinista, pero no neodarwinista” ¿Cuál es el problema del neodarwinismo, según su opinión?
Lo que veo muy claro es que Darwin tenía una idea de cambio, hablaba de herencia, bien, de descendencia con modificaciones o alguna cosa parecida, de gradualismo, etc. Pero se refería a cambios graduales en las especies a través del tiempo. Por otro lado, para Mendel, que era un sacerdote, muy buen amigo del papa y muy religioso, las especies eran muy claras y no habían cambiado nada. Con sus estudios sobre los genes que codificaban el color blanco, rojo o rosa, vio que los cruzabas y daba otra vez los mismos colores. Es sólo una mezcla, no pierdes nada, no hay cambio; solamente es una mezcla que vuelve al mismo sitio en el que estaba. Por tanto, para él no había cambios en la evolución. Para reunir las ideas de cambios regulares de Darwin y las de ningún cambio según Mendel, algunos ingleses, inteligentísimos, y que sabían algo de álgebra, tenían una explicación completa: que había mutaciones (cambios al azar), emigración, inmigración… Bien, una serie de cosas, pero siempre de animales, siempre de poblaciones diploides, y con una matemática que para mí era pseudomatemática, porque no describe nada: fitness7 no describe nada; sí, claro que todos tienen descendientes pero eso no tiene demasiado sentido. Así pues, este grupo de investigadores tenía un cuerpo cerrado de ideas neodarwinistas, que no tenían nada que ver con Darwin, porque Darwin era muy lamarckista, es decir, pensaba en la pangénesis, una teoría de la herencia que permitía que la herencia pudiera verse influida por el ambiente y cambiar en sólo una generación. Él tenía la misma idea que Lamarck, pero siempre decía que no estaba seguro. Por otro lado, el grupo de investigadores neodarwinistas que he comentado, donde se incluyen Fischer, Haldane y Sewall Wright, entre otros, tenían un corpus de literatura cerrado, como una religión. Y eso, de esta manera, es muy anglófono, porque los franceses desde el principio estaban en contra. Pero, claro, los ingleses y norteamericanos no leen francés ni ningún otro idioma.

Y todavía menos ruso.
Sí, todavía peor. La simbiogénesis es cosa de rusos, y también de americanos, pero siempre de gente que estaba marginada. Era imposible, y todavía más con la biología molecular y la microbiología, explicar en términos abstractos lo que pasa a lo largo de la evolución. Y cuando se conocen muy bien un tipo de organismos, ¿qué tienen que ver las mutaciones con el azar? Es muy interesante, pero no tienen que ver con nada en concreto. Los estudiantes, si yo les pregunto cómo se pasa de una especie a otra, siempre me dicen: por acumulación de mutaciones. He leído mucho de mutaciones, y la cosa siempre va a peor, no provoca especiación ni nada. El caso es que no supone una respuesta satisfactoria, nunca lo ha sido. Yo tuve clases de genética de poblaciones con un buen profesor, y durante todo el semestre fue una cosa abstracta, con ecuaciones. Y como resultado final, dos clases de datos de ejemplo y treinta clases de teoría, y los datos no tenían nada que ver con la teoría. Por tanto, para mí no fue nada satisfactorio. De esta manera, cuando empecé con la microbiología y vi la capacidad de los microbios y todo lo que podían llegar a hacer por el hecho de estar dentro de otros organismos, pensé que eso era muy importante. Por ejemplo, hay un paramecio que decían que tenía genes “asesinos”. Quince años después se dieron cuenta de que estos genes citoplasmáticos eran bacterias que contenían virus, que producen una toxina, y cambian el comportamiento del paramecio. El investigador principal de esta línea de investigación estaba en contra de esta idea, casi hasta la muerte, pero no podía ser de otra manera, ya que su estudiante demostró que se podía destruir la célula del paramecio que tiene esta característica genética que le hace matar otros paramecios, y pueden salir bacterias con virus. Y con mucho trabajo se pueden hacer crecer estas bacterias. Era entonces imposible negar la prueba que mostraba que no eran genes desnudos, sino genes de bacterias. Entonces, hoy –¿sabes qué es el Bergey’s Manual? Es un libro enorme de la lista de bacterias que existen– este asesino de paramecios se denomina Caedibacter, y hay muchos que son simbiontes en diferentes ciliados u otros animales, y se parecen a los micoplasmas8 intracelulares ¡Y de esta forma ya está resuelto totalmente el problema! Por tanto, si puedes resolver un caso muy conocido como éste, te das cuenta de que eso suele ser la solución. Y no tiene nada que ver con acumulación de mutaciones, una cosa muy abstracta…

¿Dónde ponemos el límite, entonces, cuando hablamos de organismos simbiontes y queremos establecer si es una especie en conjunto o dos por separado?
¿Sabes qué se hace, en la práctica? Seguir lo que dicen los taxónomos. Es fascinante… Por ejemplo: si los taxónomos dicen que hay tres especies, pues muy bien. Eso es lo que hago ¿sabes? No me invento ninguna especie. Por ejemplo, tenemos Convoluta, que es un ejemplo magnífico. Es un platelminto marino, del que hay, al menos, tres especies: C. roscoffensis, que es totalmente verde y que puede hacer la fotosíntesis, porque tiene algas verdes del género Platymonas en todas sus células; C. paradoxa, que tiene diatomeas y es de color pardo; y C. convoluta, que es más transparente y heterótrofo y no tiene simbiontes. Así que tenemos un género y tres organismos diferentes, y claramente tiene que ver con la simbiogénesis. Otro ejemplo magnífico es Eubostrichus, que es un nematodo con quetas (una especie de pelos en la superficie), que en unas especies son cortas, en otras largas, y en otras forman haces, etc. Y eso es la manera de distinguir una especie de Eubostrichus de otras. ¿Y qué son estas quetas? Pues resulta que son bacterias en forma de espagueti, son bacterias cortas como bastoncitos… ¡Es absolutamente evidente! Por tanto, el nematodo recibe un nombre específico u otro porque la gente no lo sabía. De esta manera, dependo de los zoólogos o botánicos para los nombres, y busco correlaciones con simbiogénesis, como ya he dicho.

Otro ejemplo es el que nos ponía ayer Andrés Moya en su conferencia sobre bacterias endosimbiontes de afídidos. Si eso es una simbiosis obligada, que se calcula en más de 150 millones de años de antigüedad, quizá sería necesario considerarlo como una especie en conjunto. Y se continúa hablando de dos especies, aunque podríamos decir que la bacteria es casi un órgano funcional del afídido.
Es un orgánulo, efectivamente. Y además, en el caso de estos “tejidos bacterianos”, la célula del insecto hospeda a unas 2.000 bacterias. De estas células se ha hablado desde siempre como de un tejido, sin saber qué era. Y con los microscopios se han dado cuenta que son bacterias que viven dentro de las células. Esto es fundamental en la literatura de la simbiogénesis. Todo viene a partir de un libro de Buchner (de aquí viene el género bacteriano Buchnera), que era de origen alemán. El libro se llama Simbiosis de animales con microorganismos parecidos a vegetales, lo que quería decir realmente simbiosis entre insectos y bacterias, lo que pasa es que en aquella época todo eran o plantas o animales. Es un libro lleno de ejemplos. Estaba escrito en los años 50, pero lo publicaron en inglés hacia el 65. En este libro, Buchner, que era muy buen profesor –de hecho Ernst Mayr me dijo que fue profesor suyo durante una época en el Norte de Alemania– decía: “No necesitamos estas ideas de mitocondrias y plastos como orgánulos de origen endosimbiótico. No necesitamos estas ideas tan especulativas, porque tenemos tantos ejemplos, y tan buenos, de simbiogénesis (o de simbiosis) que podemos estudiar hechos fijos con muchas pruebas.” Es muy gracioso, porque rechaza eso como una especulación.

¿Y dónde ponemos los virus? En la primera edición de los Cinco reinos9 no están presentes en ningún sitio, en el dibujo de la mano que aparece en la portada.
No, claro que no. No están porque son partes o fragmentos de los otros cinco reinos. No son para nada autopoyéticos.

Con esta respuesta ya nos introduce en un tema central de la biología: ¿Qué es la vida? Usted dice que es una gran trampa lingüística, en un libro suyo que justamente tituló así10.
Sí, nosotros decimos que se utiliza como si fuera un nombre, y sería más adecuado considerarlo como un verbo.

¿Podría darnos una definición de vida, de todas maneras?
Sí, veamos… Se puede decir que es un sistema de materia que puede escoger, que tiene identidad. ¿Y por qué tiene identidad? Porque tiene membrana, siempre tiene una membrana que define el objeto respecto del medio en el que se encuentra. Es un sistema siempre activo, con un gran intercambio de componentes y, además, hay un flujo de materia y energía de manera que puede automantenerse. Aquí está la diferencia; un virus se comporta como un ser vivo si está dentro de una célula, pero por él mismo, solo, se comporta como si fuera un granito de sal.

Pero, además de automantenerse, también tiene que reproducirse para ser un ser vivo ¿no?
No, eso viene después. Me parece que muchos seres vivos no pueden reproducirse, aunque sean seres vivos. Cualquier persona, por sí misma, sola, no puede reproducirse. Por ejemplo, una viejecita como yo ya no puede reproducirse. Creo que este énfasis en la reproducción está sobredimensionado. La vida precede a la reproducción. Hay moléculas de DNA que pueden reproducirse y no tienen nada de vida. La vida es mucho más que eso. Para mí, la vida mínima es la célula. Porque no hay nada menos complejo que una célula que pueda automantenerse. Y en el momento que se automantiene, muchos organismos continúan con la reproducción, pero no es obligatorio para estar vivo.

También queremos preguntarle, ya que ha trabajado con la NASA en proyectos de búsqueda de vida en el espacio (aunque indirectamente) y conoce bien este tema: ¿piensa que es interesante buscar vida en el espacio o, al contrario, que es una pérdida de tiempo y dinero? ¿No sería mejor que nos concentráramos más en lo que tenemos aquí?
Bien, creo que los dos campos son importantes. Sin duda, si alguien encuentra vida fuera de la Tierra tendremos dos ejemplos, porque ahora sólo tenemos uno, toda la vida que conocemos está en la Tierra.

Pero ¿piensa que es posible que exista vida fuera de la Tierra?
Sí, sí, sí. Pero en este momento no tenemos datos suficientes. Y sobre lo que han dicho ahora hace poco de este meteorito de Marte, un buen amigo y colega me dijo: “reconozco inmediatamente lo que son estas nanobacterias, porque no son bacterias de ninguna clase, son partículas de carbonato y minerales” y él es el experto en esto.

En sus libros dice que hay una conexión entre el sexo y la muerte programada. Parece una visión muy apocalíptica ¿no? ¿Es necesaria la muerte para que pueda haber sexo?
No, porque, fíjate, hablamos del sexo meyótico, que implica fertilización, pero también hay una sexualidad transgénica bacteriana por transferencia de genes, y la hipersexualidad por simbiogénesis celular. Entonces, en cualquier tipo de sexo de eucariotas tenemos dos seres vivos, dos células, dos gametos, que se fusionan. Como consecuencia tienes la fusión de dos núcleos, con dos juegos de mitocondrias, de membranas y de todos los otros componentes de la célula. Entonces, la meyosis sirve para eliminar el problema de tener el doble de cosas en la célula resultante de la fusión. Y se debe programar la muerte de todo el resto. Desde el principio se tuvo que programar esta muerte. Pero las cianobacterias y otras bacterias ya tienen muerte programada, ya apareció en los procariotas. Pero con el origen del sexo meyótico de eucariotas aparece la muerte programada de una manera regular. Porque la sexualidad de eucariotas puede estar ligada a las estaciones del año. Por ejemplo, muchos protoctistas, cuando falta el nitrógeno, cuando comienza a secarse el medio o en condiciones adversas parecidas, inician un ciclo sexual y se forman otros individuos que producen nuevas formas de resistencia, como por ejemplo, huevos que aguanten la desecación.

Según la hipótesis Gaia, desarrollada principalmente por James E. Lovelock, pero en la que usted también ha participado, se considera la biosfera, el ecosistema planetario, como una entidad que se autorregula controlando el medio físico y químico. Esta hipótesis ha tenido una enorme repercusión mediática y ha sufrido muchos cambios; incluso existen los que dicen que hay que “salvar la Tierra” porque las agresiones del hombre destruirán la vida. ¿Cómo cree que responde Gaia a estas agresiones?
De ninguna manera se extinguirá la vida, muchos organismos se acomodarán, pero lo que sí que será más fácil es que se extinga la especie humana, si no se pone remedio.

Ya hemos comentado que usted se considera darwinista pero no neodarwinista. Actualmente se da lo que se ha denominado “guerras de Darwin”11 entre diferentes grupos de pensadores sobre la evolución, por ejemplo, de un lado los darwinistas como Dawkins, Dennett o Wilson y del otro Gould, Rose o Lewontin. Parece que usted se decanta más por este último grupo, o bien al contrario; que ellos se basan en sus investigaciones (de hecho la citan en sus libros) para defender sus argumentos. ¿Cree que la investigación en evolución se ve muy afectada por esta bipolaridad? Y más concretamente, ¿no piensa que las diferentes tendencias o ideas evolucionistas están afectadas por pensamientos políticos, morales o religiosos de los investigadores?
Bien, me parece que la idea más importante es que toda esta gente tiene ideas en común, ideas de crecimiento de población, de la tendencia a la supervivencia de unos y no de otros, es decir, selección natural, etc. Están de acuerdo en muchas cosas pero no en el origen de las variaciones hereditarias, ese es el problema más grave que presentan todos. Y me parece que ninguno de ellos tiene razón porque no tienen idea de la importancia de los microorganismos. Bien, ahora comienzan a conocerlos, algunos… Y está claro que sí, que todos nosotros estamos influidos por nuestras ideas políticas. Pero me parece que desde una perspectiva más global todas estas personalidades son casi iguales en sus ideas. Cuando comparamos estos dos grupos de pensadores con toda la gente que es contraevolucionista, que no sabe nada de la evolución, entonces tenemos que las diferencias entre los dos grupos de investigadores mencionados son como entre valencianos y catalanes de Barcelona. Es decir, hablan el mismo idioma, aunque haya pequeñas diferencias, y la gente que está en contra puede aumentar o magnificar las diferencias. Pero yo los conozco a todos y pienso que tanto Dennett como Dawkins y los otros tienen muchas cosas que decir. Lo que pasa es que, por ejemplo, Dawkins habla en sus escritos de una gente que está contra la evolución, o bien de gente religiosa, que casi no existe; me parece que está en contra de una cosa en su imaginación, porque yo conozco gente religiosa que no se comporta como él describe. Es decir, creo que es extremado en su manera de escribir, y por eso a mucha gente le gusta leerlo, porque resulta muy interesante. Pero, al fin y al cabo, desde el punto de vista más amplio de la gente normal, todos estos pensadores son casi iguales.

Entrevista por Francesc Mezquita y Antonio Camacho, Universidad de Valencia
http://www.uv.es/metode/anuario2001/31_2001.html

1. Margulis, L. y Sagan, D. ¿Qué es la vida? Tusquets Editores. Barcelona, 1996.
2. Margulis, L. y Schwartz, K. V. Cinco reinos. Guía ilustrada de los phyla de la vida en la Tierra. Ed. Labor. Barcelona, 1985.
3. Margulis, L., y Sagan, D. Què és el sexe? Ed. Enciclopèdia Catalana. Barcelona, 1999.
4. Lovelock, J. E. y Margulis, L. “Atmospheric homoeostasis by and for the biosphere: the Gaia hypothesis”. Tellus, 26:2 (1973).
5. Las células eucariotas, que son las que presentan los animales, las plantas, los hongos y los protoctistas, se distinguen de las células procariotas de las bacterias en que tienen un núcleo envuelto de una membrana, además de presentar otros orgánulos con membrana, como mitocondrias o plastos, en el citoplasma celular.
6. Los protoctistas son microorganismos eucariotas.
7. Eficacia genética, contribución genética de un individuo a las generaciones futuras a través de sus descendientes.
8. Los micoplasmas son bacterias sin pared celular.
9. Véase la nota 2.
10. Véase la nota 1.
11. Brown, A. The Darwin wars. How stupid genes became selfish gods. Simon & Schuster. Londres, 1999.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.