Carta desconocida de Descartes encontrada en La Universidad de Haverford.

February 26, 2010

Rene Descartes es harto conocido por la máxima filosófica ” cogito ergo sum ” , ahora hemos encontrado una razón adicional para creer sin lugar a dudas que el genial filósofo existió. La frase “cogito ergo sum” solo significa en castellano, pienso luego existo y aparece en su obra El Discurso del método. La famosa frase proviene de este contexto:

Pero en seguida advertí que mientras de este modo quería pensar que todo era falso, era necesario que yo, que lo pensaba, fuese algo. Y notando que esta verdad: yo pienso, luego soy era tan firme y cierta, que no podían quebrantarla ni las más extravagantes suposiciones de los escépticos, juzgué que podía admitirla, sin escrúpulo, como el primer principio de la filosofía que estaba buscando.

Una carta de las cartas de  Rene Descartes, perdida por largo tiempo, ha aparecido en la Universidad de Haverford  donde había estado perdida en los archivos de esta institución por más de un siglo. Este descubrimiento puede revolucionar nuestra perspectiva en torno al trabajo de Descartes. Pero no todo es alegria, resulta ser que la carta es propiedad robada. Se trata de una de las tantas cartas escritas por Descartes que “desaparecieron” del Instituto de Francia en el siglo XIX, víctimas de un robo perpetrado por un matemático italiano llamado Guglielmo Libri, que se  escapó a Londres con un grupo de cartas del famoso filósofo. El presidente de la universidad de Haverford, Stephen G. Emerson , dijo esta semana que cuando el se enteró que la carta había sido robada de un Instituto en Paris 170 años atrás , él sabía que la carta debía ser devuelta a sus dueños originales.El presidente de la Universidad planea viajar a Francia con la carta y retornarla. Descartes escribió esta carta en 1641 a un amigo, Marin Mersenne , en torno a unos de sus libros publicado ese año, Meditaciones en Primera Filosofía. Acorde a expertos que han leido esta carta, este documento provee abundante y nueva información de como el autor terminó el libro. El experto plantea que aún más importante, la carta muestra como Descartes dramaticamente cambió la forma de la obra, estructurando el libro en tres partes diferentes. Antes que la carta fuese escrita Descartes tenía una idea muy diferente de como el libro debía estructurarse.

Fuentes: Wikipedia y La Universidad de Haverford.

Advertisements

Entrevista a Lynn Margulis

February 25, 2010

Lynn Margulis (Boston, 1938), profesora del Departamento de Geociencias de la Universidad de Massachusetts, con el doctorado honoris causa que le acaba de entregar nuestra universidad, ya cuenta con nueve de estas distinciones. Si, además, añadimos los más de cien artículos y más de veinte libros a su lista de producción escrita, podríamos pensar que se trata de una venerable viejecita, jubilada desde hace tiempo… Pero tiene una fuerza y un empuje envidiables, viaja e investiga sin descanso; actualmente, sus líneas de investigación se centran en la teoría endosimbiótica seriada (SET) del origen de las células, en el estudio de los tapices microbianos y en aspectos teóricos de la hipótesis Gaia.
Ha profundizado en cuestiones tan clásicas y al mismo tiempo tan actuales como la descripción y el origen de la vida1, la clasificación general de los seres vivos2, el porqué del sexo3 o la autoorganización del ecosistema planetario4. Pero por lo que es más conocida es por la teoría de la endosimbiosis como explicación del origen de la célula eucariota5, según la cual podríamos decir que tanto los animales como las plantas, los hongos y los protoctistas6 hemos surgido todos por evolución a partir de la asociación y la cooperación entre bacterias. Pero Lynn va más allá, y ahora nos propone que esta especie de procesos, llamados simbiogénesis, son el motor principal de la creación de variación en la evolución, más incluso que las mutaciones por azar.
Lynn es venerada y estimada por muchos, como maestra y revolucionaria de la ciencia, y rechazada por otros, quizá por su constante actitud provocadora y crítica. Parece querer decirnos que esta provocación es necesaria para promover la discusión y el avance de la ciencia; no en vano, su discurso de investidura llevaba por título: “Las bacterias en el origen de las especies: muerte del paradigma neodarwinista”.
Unas pocas horas antes de su investidura como doctora honoris causa por la Universitat de València, nos encontramos con ella en el vestíbulo del hotel donde se aloja. En cuanto nos presentan, nos coge del brazo con decisión y nos invita (¡casi nos arrastra!) a tomar un café y a sentarnos con ella mientras desayuna.

¿Cuándo empezó a conectar con España y a trabajar con la gente de Barcelona?
La verdad es que la idea de venir se originó en México, cuando tenía dieciséis años y colaboraba con la Universidad de la Baja California. Después, ya empezamos a trabajar juntos con tapices microbianos hacia el setenta y siete. El caso es que mis colegas mejicanos siempre me decían: “Para entender México tienes que ver la madre patria.” Entonces fue cuando me invitó Joan Oró –que estaba en la ISSOL (International Society for the Study of the Origin of Life)– a venir a dar un curso en la Universitat de Barcelona. Eso fue después de venir a una reunión de la ISSOL en el año setenta y tres.

La primera vez que vino a Valencia, fue invitada a un congreso de microbiología, organizado por el Departamento de Microbiología y Ecología de la Universitat de València, en el año 1985, ¿es correcto?
Sí, vine con Glick, un profesor de la Boston University (donde trabajé durante 25 años), que escribió un libro sobre científicos valencianos. Vive muy cerca de nosotros, en Massachusetts, y tiene una casa aquí, en Valencia. Vine entonces, di una conferencia, y fuimos juntos de Valencia hasta Barcelona. Recuerdo que me dijo que España había cambiado su vida. Pero no le he visto desde hace muchos años.

Ayer, en las jornadas de su homenaje, el profesor de la UNAM Antonio Lazcano comentó una lista de sus trabajos más relevantes: la definición de la vida, la relación de la biosfera con su entorno –lo que enlaza con la Gaia–, la clasificación de los seres vivos en cinco reinos o dominios, los procesos de especiación (y la simbiogénesis en particular) y, finalmente, la endosimbiosis como el origen de la célula eucariota. También quedó claro en la mesa redonda la importancia de su faceta como divulgadora y como maestra de muchos científicos más, que se reconocen como discípulos suyos. ¿Cuál de estos aspectos le ha dado una mayor satisfacción o considera más importante?
Empecé como genetista, porque pensé que para entender la evolución quizá era mejor aprender antes algo de genética (ahora no, ahora la genética, en la práctica, sólo tiene que ver con las personas y no con lo que debería…). El caso es que empecé con la genética mendeliana, como todo el mundo, y me di cuenta, gracias a los buenos profesores que tenía, que había genes citoplasmáticos. Entonces comencé a darme cuenta de que eso no encajaba con la idea del neodarwinismo. A principios del siglo pasado se publicó un libro muy importante que llevaba por título The cell in development and heredity, escrito por un sabio llamado Edmund B. Webs. En este libro había algo sobre herencia citoplasmática y sobre la idea que daban los alemanes y los rusos según la cual la base de esto eran organismos simbiontes. Mi profesor Hans Ris, de origen suizo y que debe de tener ahora unos 85 u 86 años, me enseñó este libro. Y ya lo he leído tantas veces que lo he hecho polvo. En el momento que me doy cuenta que no son genes desnudos, sino organismos o bacterias dentro de la célula, esto se me presenta como un nuevo mundo abierto a la investigación. Entonces pensé que debía saber algo más de las bacterias, porque yo no las había estudiado nunca; la gente de genética no hablaba nunca de las bacterias. Las bacterias pertenecían a la medicina, o a las ciencias de los alimentos; estaban consideradas como algo práctico, como la parte más poco intelectual de la biología. Bien, ahora menos, pero la microbiología es algo que surgió de la medicina, de la salud pública y del procesamiento de alimentos, no tenía nada que ver con la evolución o la historia de la vida, con nada intelectual. Así que tuve que aprender alguna cosa sobre las bacterias, pero eso fue después de tener un doctorado en genética. Siempre he tenido interés por las plantas, por la fotosíntesis y por aquellos puntitos verdes, las cianobacterias.
Mi profesor Hans Ris me dijo una cosa fascinante… Él había estudiado mucho la cromatina, la forma de los cromosomas, el DNA en bacterias, en animales y en plantas, y él es quien descubrió que la cantidad de DNA en la célula haploide es la mitad de la cantidad en la célula diploide. Esto es trivial para nosotros, pero no lo era entonces, era muy importante, porque no hay proteínas ni otra cosa que se comporte así, teniendo el doble de cantidad… Ris también había estudiado mucho la forma de la cromatina (que realmente no es cromatina) en cianobacterias, y se había dado cuenta, como otra gente, de que las cianobacterias no son algas sino bacterias. Bien, entonces un día, cuando estaba en la sala de revelado estudiando una lámina de avena, vio, revelando la película, la forma de ácido nucleico en el plasto y se dijo a sí mismo: “seguro que comienza con una cianobacteria, porque ¡la forma del DNA es exactamente igual!” Y entonces ¡se dio cuenta de la estructura al revelar la película! Esto es algo que comentamos, y en una ocasión me dijo: “un día es posible que lo podamos demostrar, pero ahora no podemos hacer nada”. Pero en el momento en que se sabe que estos genes son de origen bacteriano se te abren las puertas a otro mundo. Entonces comienzas a estudiar bacterias y te preguntas ¿qué bacterias? Y a partir de ahí tienes que relacionar la biología celular y la genética con la historia de las bacterias, etc.

Ayer, durante la conferencia, dijo unas cuantas veces: ”Soy darwinista, pero no neodarwinista” ¿Cuál es el problema del neodarwinismo, según su opinión?
Lo que veo muy claro es que Darwin tenía una idea de cambio, hablaba de herencia, bien, de descendencia con modificaciones o alguna cosa parecida, de gradualismo, etc. Pero se refería a cambios graduales en las especies a través del tiempo. Por otro lado, para Mendel, que era un sacerdote, muy buen amigo del papa y muy religioso, las especies eran muy claras y no habían cambiado nada. Con sus estudios sobre los genes que codificaban el color blanco, rojo o rosa, vio que los cruzabas y daba otra vez los mismos colores. Es sólo una mezcla, no pierdes nada, no hay cambio; solamente es una mezcla que vuelve al mismo sitio en el que estaba. Por tanto, para él no había cambios en la evolución. Para reunir las ideas de cambios regulares de Darwin y las de ningún cambio según Mendel, algunos ingleses, inteligentísimos, y que sabían algo de álgebra, tenían una explicación completa: que había mutaciones (cambios al azar), emigración, inmigración… Bien, una serie de cosas, pero siempre de animales, siempre de poblaciones diploides, y con una matemática que para mí era pseudomatemática, porque no describe nada: fitness7 no describe nada; sí, claro que todos tienen descendientes pero eso no tiene demasiado sentido. Así pues, este grupo de investigadores tenía un cuerpo cerrado de ideas neodarwinistas, que no tenían nada que ver con Darwin, porque Darwin era muy lamarckista, es decir, pensaba en la pangénesis, una teoría de la herencia que permitía que la herencia pudiera verse influida por el ambiente y cambiar en sólo una generación. Él tenía la misma idea que Lamarck, pero siempre decía que no estaba seguro. Por otro lado, el grupo de investigadores neodarwinistas que he comentado, donde se incluyen Fischer, Haldane y Sewall Wright, entre otros, tenían un corpus de literatura cerrado, como una religión. Y eso, de esta manera, es muy anglófono, porque los franceses desde el principio estaban en contra. Pero, claro, los ingleses y norteamericanos no leen francés ni ningún otro idioma.

Y todavía menos ruso.
Sí, todavía peor. La simbiogénesis es cosa de rusos, y también de americanos, pero siempre de gente que estaba marginada. Era imposible, y todavía más con la biología molecular y la microbiología, explicar en términos abstractos lo que pasa a lo largo de la evolución. Y cuando se conocen muy bien un tipo de organismos, ¿qué tienen que ver las mutaciones con el azar? Es muy interesante, pero no tienen que ver con nada en concreto. Los estudiantes, si yo les pregunto cómo se pasa de una especie a otra, siempre me dicen: por acumulación de mutaciones. He leído mucho de mutaciones, y la cosa siempre va a peor, no provoca especiación ni nada. El caso es que no supone una respuesta satisfactoria, nunca lo ha sido. Yo tuve clases de genética de poblaciones con un buen profesor, y durante todo el semestre fue una cosa abstracta, con ecuaciones. Y como resultado final, dos clases de datos de ejemplo y treinta clases de teoría, y los datos no tenían nada que ver con la teoría. Por tanto, para mí no fue nada satisfactorio. De esta manera, cuando empecé con la microbiología y vi la capacidad de los microbios y todo lo que podían llegar a hacer por el hecho de estar dentro de otros organismos, pensé que eso era muy importante. Por ejemplo, hay un paramecio que decían que tenía genes “asesinos”. Quince años después se dieron cuenta de que estos genes citoplasmáticos eran bacterias que contenían virus, que producen una toxina, y cambian el comportamiento del paramecio. El investigador principal de esta línea de investigación estaba en contra de esta idea, casi hasta la muerte, pero no podía ser de otra manera, ya que su estudiante demostró que se podía destruir la célula del paramecio que tiene esta característica genética que le hace matar otros paramecios, y pueden salir bacterias con virus. Y con mucho trabajo se pueden hacer crecer estas bacterias. Era entonces imposible negar la prueba que mostraba que no eran genes desnudos, sino genes de bacterias. Entonces, hoy –¿sabes qué es el Bergey’s Manual? Es un libro enorme de la lista de bacterias que existen– este asesino de paramecios se denomina Caedibacter, y hay muchos que son simbiontes en diferentes ciliados u otros animales, y se parecen a los micoplasmas8 intracelulares ¡Y de esta forma ya está resuelto totalmente el problema! Por tanto, si puedes resolver un caso muy conocido como éste, te das cuenta de que eso suele ser la solución. Y no tiene nada que ver con acumulación de mutaciones, una cosa muy abstracta…

¿Dónde ponemos el límite, entonces, cuando hablamos de organismos simbiontes y queremos establecer si es una especie en conjunto o dos por separado?
¿Sabes qué se hace, en la práctica? Seguir lo que dicen los taxónomos. Es fascinante… Por ejemplo: si los taxónomos dicen que hay tres especies, pues muy bien. Eso es lo que hago ¿sabes? No me invento ninguna especie. Por ejemplo, tenemos Convoluta, que es un ejemplo magnífico. Es un platelminto marino, del que hay, al menos, tres especies: C. roscoffensis, que es totalmente verde y que puede hacer la fotosíntesis, porque tiene algas verdes del género Platymonas en todas sus células; C. paradoxa, que tiene diatomeas y es de color pardo; y C. convoluta, que es más transparente y heterótrofo y no tiene simbiontes. Así que tenemos un género y tres organismos diferentes, y claramente tiene que ver con la simbiogénesis. Otro ejemplo magnífico es Eubostrichus, que es un nematodo con quetas (una especie de pelos en la superficie), que en unas especies son cortas, en otras largas, y en otras forman haces, etc. Y eso es la manera de distinguir una especie de Eubostrichus de otras. ¿Y qué son estas quetas? Pues resulta que son bacterias en forma de espagueti, son bacterias cortas como bastoncitos… ¡Es absolutamente evidente! Por tanto, el nematodo recibe un nombre específico u otro porque la gente no lo sabía. De esta manera, dependo de los zoólogos o botánicos para los nombres, y busco correlaciones con simbiogénesis, como ya he dicho.

Otro ejemplo es el que nos ponía ayer Andrés Moya en su conferencia sobre bacterias endosimbiontes de afídidos. Si eso es una simbiosis obligada, que se calcula en más de 150 millones de años de antigüedad, quizá sería necesario considerarlo como una especie en conjunto. Y se continúa hablando de dos especies, aunque podríamos decir que la bacteria es casi un órgano funcional del afídido.
Es un orgánulo, efectivamente. Y además, en el caso de estos “tejidos bacterianos”, la célula del insecto hospeda a unas 2.000 bacterias. De estas células se ha hablado desde siempre como de un tejido, sin saber qué era. Y con los microscopios se han dado cuenta que son bacterias que viven dentro de las células. Esto es fundamental en la literatura de la simbiogénesis. Todo viene a partir de un libro de Buchner (de aquí viene el género bacteriano Buchnera), que era de origen alemán. El libro se llama Simbiosis de animales con microorganismos parecidos a vegetales, lo que quería decir realmente simbiosis entre insectos y bacterias, lo que pasa es que en aquella época todo eran o plantas o animales. Es un libro lleno de ejemplos. Estaba escrito en los años 50, pero lo publicaron en inglés hacia el 65. En este libro, Buchner, que era muy buen profesor –de hecho Ernst Mayr me dijo que fue profesor suyo durante una época en el Norte de Alemania– decía: “No necesitamos estas ideas de mitocondrias y plastos como orgánulos de origen endosimbiótico. No necesitamos estas ideas tan especulativas, porque tenemos tantos ejemplos, y tan buenos, de simbiogénesis (o de simbiosis) que podemos estudiar hechos fijos con muchas pruebas.” Es muy gracioso, porque rechaza eso como una especulación.

¿Y dónde ponemos los virus? En la primera edición de los Cinco reinos9 no están presentes en ningún sitio, en el dibujo de la mano que aparece en la portada.
No, claro que no. No están porque son partes o fragmentos de los otros cinco reinos. No son para nada autopoyéticos.

Con esta respuesta ya nos introduce en un tema central de la biología: ¿Qué es la vida? Usted dice que es una gran trampa lingüística, en un libro suyo que justamente tituló así10.
Sí, nosotros decimos que se utiliza como si fuera un nombre, y sería más adecuado considerarlo como un verbo.

¿Podría darnos una definición de vida, de todas maneras?
Sí, veamos… Se puede decir que es un sistema de materia que puede escoger, que tiene identidad. ¿Y por qué tiene identidad? Porque tiene membrana, siempre tiene una membrana que define el objeto respecto del medio en el que se encuentra. Es un sistema siempre activo, con un gran intercambio de componentes y, además, hay un flujo de materia y energía de manera que puede automantenerse. Aquí está la diferencia; un virus se comporta como un ser vivo si está dentro de una célula, pero por él mismo, solo, se comporta como si fuera un granito de sal.

Pero, además de automantenerse, también tiene que reproducirse para ser un ser vivo ¿no?
No, eso viene después. Me parece que muchos seres vivos no pueden reproducirse, aunque sean seres vivos. Cualquier persona, por sí misma, sola, no puede reproducirse. Por ejemplo, una viejecita como yo ya no puede reproducirse. Creo que este énfasis en la reproducción está sobredimensionado. La vida precede a la reproducción. Hay moléculas de DNA que pueden reproducirse y no tienen nada de vida. La vida es mucho más que eso. Para mí, la vida mínima es la célula. Porque no hay nada menos complejo que una célula que pueda automantenerse. Y en el momento que se automantiene, muchos organismos continúan con la reproducción, pero no es obligatorio para estar vivo.

También queremos preguntarle, ya que ha trabajado con la NASA en proyectos de búsqueda de vida en el espacio (aunque indirectamente) y conoce bien este tema: ¿piensa que es interesante buscar vida en el espacio o, al contrario, que es una pérdida de tiempo y dinero? ¿No sería mejor que nos concentráramos más en lo que tenemos aquí?
Bien, creo que los dos campos son importantes. Sin duda, si alguien encuentra vida fuera de la Tierra tendremos dos ejemplos, porque ahora sólo tenemos uno, toda la vida que conocemos está en la Tierra.

Pero ¿piensa que es posible que exista vida fuera de la Tierra?
Sí, sí, sí. Pero en este momento no tenemos datos suficientes. Y sobre lo que han dicho ahora hace poco de este meteorito de Marte, un buen amigo y colega me dijo: “reconozco inmediatamente lo que son estas nanobacterias, porque no son bacterias de ninguna clase, son partículas de carbonato y minerales” y él es el experto en esto.

En sus libros dice que hay una conexión entre el sexo y la muerte programada. Parece una visión muy apocalíptica ¿no? ¿Es necesaria la muerte para que pueda haber sexo?
No, porque, fíjate, hablamos del sexo meyótico, que implica fertilización, pero también hay una sexualidad transgénica bacteriana por transferencia de genes, y la hipersexualidad por simbiogénesis celular. Entonces, en cualquier tipo de sexo de eucariotas tenemos dos seres vivos, dos células, dos gametos, que se fusionan. Como consecuencia tienes la fusión de dos núcleos, con dos juegos de mitocondrias, de membranas y de todos los otros componentes de la célula. Entonces, la meyosis sirve para eliminar el problema de tener el doble de cosas en la célula resultante de la fusión. Y se debe programar la muerte de todo el resto. Desde el principio se tuvo que programar esta muerte. Pero las cianobacterias y otras bacterias ya tienen muerte programada, ya apareció en los procariotas. Pero con el origen del sexo meyótico de eucariotas aparece la muerte programada de una manera regular. Porque la sexualidad de eucariotas puede estar ligada a las estaciones del año. Por ejemplo, muchos protoctistas, cuando falta el nitrógeno, cuando comienza a secarse el medio o en condiciones adversas parecidas, inician un ciclo sexual y se forman otros individuos que producen nuevas formas de resistencia, como por ejemplo, huevos que aguanten la desecación.

Según la hipótesis Gaia, desarrollada principalmente por James E. Lovelock, pero en la que usted también ha participado, se considera la biosfera, el ecosistema planetario, como una entidad que se autorregula controlando el medio físico y químico. Esta hipótesis ha tenido una enorme repercusión mediática y ha sufrido muchos cambios; incluso existen los que dicen que hay que “salvar la Tierra” porque las agresiones del hombre destruirán la vida. ¿Cómo cree que responde Gaia a estas agresiones?
De ninguna manera se extinguirá la vida, muchos organismos se acomodarán, pero lo que sí que será más fácil es que se extinga la especie humana, si no se pone remedio.

Ya hemos comentado que usted se considera darwinista pero no neodarwinista. Actualmente se da lo que se ha denominado “guerras de Darwin”11 entre diferentes grupos de pensadores sobre la evolución, por ejemplo, de un lado los darwinistas como Dawkins, Dennett o Wilson y del otro Gould, Rose o Lewontin. Parece que usted se decanta más por este último grupo, o bien al contrario; que ellos se basan en sus investigaciones (de hecho la citan en sus libros) para defender sus argumentos. ¿Cree que la investigación en evolución se ve muy afectada por esta bipolaridad? Y más concretamente, ¿no piensa que las diferentes tendencias o ideas evolucionistas están afectadas por pensamientos políticos, morales o religiosos de los investigadores?
Bien, me parece que la idea más importante es que toda esta gente tiene ideas en común, ideas de crecimiento de población, de la tendencia a la supervivencia de unos y no de otros, es decir, selección natural, etc. Están de acuerdo en muchas cosas pero no en el origen de las variaciones hereditarias, ese es el problema más grave que presentan todos. Y me parece que ninguno de ellos tiene razón porque no tienen idea de la importancia de los microorganismos. Bien, ahora comienzan a conocerlos, algunos… Y está claro que sí, que todos nosotros estamos influidos por nuestras ideas políticas. Pero me parece que desde una perspectiva más global todas estas personalidades son casi iguales en sus ideas. Cuando comparamos estos dos grupos de pensadores con toda la gente que es contraevolucionista, que no sabe nada de la evolución, entonces tenemos que las diferencias entre los dos grupos de investigadores mencionados son como entre valencianos y catalanes de Barcelona. Es decir, hablan el mismo idioma, aunque haya pequeñas diferencias, y la gente que está en contra puede aumentar o magnificar las diferencias. Pero yo los conozco a todos y pienso que tanto Dennett como Dawkins y los otros tienen muchas cosas que decir. Lo que pasa es que, por ejemplo, Dawkins habla en sus escritos de una gente que está contra la evolución, o bien de gente religiosa, que casi no existe; me parece que está en contra de una cosa en su imaginación, porque yo conozco gente religiosa que no se comporta como él describe. Es decir, creo que es extremado en su manera de escribir, y por eso a mucha gente le gusta leerlo, porque resulta muy interesante. Pero, al fin y al cabo, desde el punto de vista más amplio de la gente normal, todos estos pensadores son casi iguales.

Entrevista por Francesc Mezquita y Antonio Camacho, Universidad de Valencia
http://www.uv.es/metode/anuario2001/31_2001.html

1. Margulis, L. y Sagan, D. ¿Qué es la vida? Tusquets Editores. Barcelona, 1996.
2. Margulis, L. y Schwartz, K. V. Cinco reinos. Guía ilustrada de los phyla de la vida en la Tierra. Ed. Labor. Barcelona, 1985.
3. Margulis, L., y Sagan, D. Què és el sexe? Ed. Enciclopèdia Catalana. Barcelona, 1999.
4. Lovelock, J. E. y Margulis, L. “Atmospheric homoeostasis by and for the biosphere: the Gaia hypothesis”. Tellus, 26:2 (1973).
5. Las células eucariotas, que son las que presentan los animales, las plantas, los hongos y los protoctistas, se distinguen de las células procariotas de las bacterias en que tienen un núcleo envuelto de una membrana, además de presentar otros orgánulos con membrana, como mitocondrias o plastos, en el citoplasma celular.
6. Los protoctistas son microorganismos eucariotas.
7. Eficacia genética, contribución genética de un individuo a las generaciones futuras a través de sus descendientes.
8. Los micoplasmas son bacterias sin pared celular.
9. Véase la nota 2.
10. Véase la nota 1.
11. Brown, A. The Darwin wars. How stupid genes became selfish gods. Simon & Schuster. Londres, 1999.


Francis Collins y DIOS

February 19, 2010

Los humanos hemos comenzado la batalla entre ciencia y fe, y nos corresponde acabarla, declara el director del Proyecto Genoma Humano y del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, Francis Collins, en la siguiente entrevista. Añade que se puede encontrar a Dios en el laboratorio de igual forma que en una catedral y que desentrañar los misterios de la naturaleza aumenta el sentimiento de sobrecogimiento, más que eliminarlo. Considera que la fe es una forma de comprender los misterios profundos que la ciencia es incapaz de resolver y que el Diseño Inteligente, una alternativa al darwinismo atractiva para muchos cristianos, es científicamente defectuosa en cosas fundamentales. Por último concluye que una teología que acepte la evolución como parte del plan para la Creación de Dios, puede ser respaldada por creyentes serios que no teman la búsqueda de la verdad.

Usted es director del Proyecto Genoma Humano, pero parece que ha ganado una cierta notoriedad bajo el título del “científico que cree en Dios”. ¿Se siente “llamado” a representar ese papel, en este momento de la historia?

Yo no diría tanto, dado que la expresión “ser llamado” implica algún tipo de “misión” especial encargada por Dios, y sólo Dios conoce cuáles son nuestras misiones. Ciertamente, he tenido la fortuna de que se me pidiera liderar una empresa científica de importancia histórica, el Proyecto Genoma Humano, y este hecho aún hoy me maravilla. Uno de los objetivos del proyecto ha sido considerar las implicaciones éticas, legales y sociales de los rápidos avances en la investigación genética. Dado que la mayoría de los americanos son creyentes, ha resultado natural incluir algunas reflexiones teológicas en dichas consideraciones, y mi propia divagación sobre ciencia y fe podría ser considerada como parte de ese esfuerzo. Muchos científicos, como yo, creen en Dios, pero en general hemos estado más bien callados acerca de nuestras creencias. Sin embargo, creo que vivimos un momento crítico, especialmente en los Estados Unidos, frente a la decisión de cómo buscar verdad y sentido a nuestra vida ante el siglo XXI. Evidentemente, necesitaremos a la ciencia para que nos ayude a resolver muchos de nuestros problemas (enfermedades, sistemas de comunicación, cuidado del planeta). Pero una aproximación puramente materialista, desprovista del aspecto espiritual de la humanidad, nos empobrecerá. Después de todo, han existido ya en la historia intentos de este tipo que resultaron devastadores, como la Rusia comunista. Los humanos hemos comenzado la batalla entre ciencia y fe, y nos corresponde acabarla. Si puedo contribuir de alguna manera a redescubrir la armonía entre ambas, entonces me sentiré verdaderamente bendecido.

Usted ha dicho que el ADN es “la lengua de Dios”. ¿Lo dice literalmente o en sentido metafórico?

Un poco en ambos sentidos. Creo que el universo fue creado por Dios con la intención concreta de dar lugar a vida inteligente. Dado que en el ADN se encuentra la información molecular de todas las cosas vivas, se puede entender éste como el “Logos” que Dios ha usado para dar vida a los seres. No me entienda mal, es evidente que el proceso de la evolución por selección natural durante cientos de millones de años es el “cómo” que explica la maravillosa diversidad de la vida. Pero este cómo no contesta a la pregunta de “¿por qué?”. Creo que Dios es la respuesta a esa pregunta.

Como científico, usted ha probado sus suposiciones y creencias. Pero, como cristiano, usted ha dicho que ha dado “un salto de fe”. ¿Por qué estos dos caminos diferentes?

Quizá no sean tan distintos. Tanto ciencia como fe son formas de buscar la verdad. La ciencia la busca observando como funciona el mundo natural, y la fe busca respuestas a cuestiones más profundas, como ¿por qué hay algo hay en lugar de nada? o ¿cuál es el sentido de la vida? o ¿existe Dios? Todo requiere un cierto elemento de fe, no se puede ser científico si no se tiene fe en el hecho de que existe un orden en la Naturaleza y que ésta se comportará de una manera reproducible y predecible. Pero esto no constituye una prueba –aparentemente Dios tenía la intención de dejarnos tomar esta decisión. Quizá un salto de fe como éste suene arrebatado a un materialista convencido pero, ¿puede usted demostrar la belleza o el amor?

En un comentario que escribió recientemente para CNN.com, mencionó que el “40 por ciento de los científicos en activo se reconocen creyentes”. Este número me parece un poco sorprendente. ¿Es eso cierto? ¿Están muchos de ellos “en el armario”?

Una famosa encuesta realizada en 1917, y de nuevo en 1997, documentó este porcentaje acerca de las creencias de los científicos. Mucha gente se quedó sorprendida por esta estadística, y también por el hecho de que el número no hubiese cambiado durante el siglo XX. ¿Por qué no se escucha más sobre esos científicos creyentes? Existe un tabú acerca de la discusión de temas de fe en los círculos científicos, y los científicos creyentes a menudo temen que sus colegas les vean como menos rigurosos intelectualmente si reconocen que creen en Dios.

¿Cómo cultiva usted su vida espiritual? ¿Diariamente, semanalmente?

Trato de no hacer divisiones. Intento dedicar tiempo a la oración por la mañana, cuando el resto del mundo aún está en silencio. Pero también trato de mantener mi lado espiritual despierto y alerta durante el día. Tengo una Biblia en mi mesa de trabajo. Pero, para ser honesto, no soy modélico en este aspecto. A menudo me doy cuenta de que, al final del día, las inevitables urgencias cotidianas pueden con mis intenciones de ser más equilibrado. Y normalmente tampoco soy un practicante regular. Sería por tanto más justo decir que aún intento profundizar en mi relación con Dios, y que ésta es una tarea para toda la vida.

Volviendo al comentario que usted escribió para la CNN, me encanta su frase final: “A través de la investigación de la majestuosa e impresionante obra de Dios, la ciencia puede realmente ser un medio de culto”. Me pregunto si esto quiere decir que su trabajo científico, en sí mismo, alimenta su vida espiritual…

Completamente. Como científico que además es creyente, descubro en la exploración de la naturaleza una vía de comprensión de la mente de Dios. Se puede encontrar a Dios en el laboratorio, de igual forma que en una catedral.

Usted es un científico al que claramente le interesan los misterios (una palabra que he comprobado que usa a menudo) del mundo físico. ¿No dirían muchos de sus colegas de la comunidad científica que el propósito de la ciencia es eliminar el misterio tanto como sea posible?

¡Por supuesto! Pero siempre quedan más cosas por explorar. Y, según mi experiencia, desentrañar los misterios de la naturaleza aumenta el sentimiento de sobrecogimiento, más que eliminarlo. La fe es además una forma de intentar comprender los misteriosprofundos que la ciencia es incapaz de resolver, por ejemplo, el sentido de la vida.

¿Cree usted que resulta significativo que su libro, The Language of God, haya recibido el premio Libro del Año sobre Evangelismo 2007 por parte de la revista Christianity Today? ¿Ve usted en ello una señal de que la comunidad cristiano- evangélica se encuentra en un momento clave de cambio en lo que se refiere a la reducción de la guerra cultural contra la corriente principal de la ciencia, que tanto ha caracterizado al evangelismo moderno?

Me gustaría pensar que podría ser verdad, pero evidentemente aún muchos miembros de la iglesia cristiano-evangélica siguen desconfiando profundamente del pensamiento evolucionista, y pienso participar en un esfuerzo concertado entre científicos, teólogos y pastores para el desarrollo y la expansión de una nueva teología que festeje lo que la ciencia nos está enseñando sobre la sorprendente creación divina, en lugar de resistirse a esa información.

Los principales cambios en la cosmovisión han afectado profundamente a la teología a lo largo de la historia. Por ejemplo, la revolución copernicana nos hizo pensar de manera muy distinta sobre el cielo y su localización. ¿Qué cambios teológicos cree usted que están emergiendo a raíz de la comprensión de la creación desde la perspectiva de la evolución?

No veo conflictos irreconciliables entre el libro del Génesis y la ciencia evolucionista, dado que lo que estamos aprendiendo acerca de la relevancia de todos los sistemas vivos a través de la información del ADN nos ofrece la oportunidad de una nueva y excitante interpretación del plan de Dios en la creación del ser humano a su imagen y semejanza. Una interpretación ultra literal del Génesis, como la que acepta el Young Earth Creationism no puede reconciliarse con las verdades sobre el universo que Dios nos ha permitido descubrir. El Diseño Inteligente, una alternativa al darwinismo atractiva para muchos cristianos, es científicamente defectuosa en cosas fundamentales. Pero una teología que acepte la evolución como parte del plan para la Creación de Dios, a la que yo llamo Bios (vida) a través del Logos (la palabra de Dios), o simplemente BioLogos, puede ser respaldada por creyentes serios que no teman la búsqueda de la verdad.

En The Language of God, usted menciona que los cristianos evangélicos reaccionan de manera negativa a sus conferencias – abandonando la sala, por ejemplo-. ¿Estas reacciones han aumentado o se han reducido a partir de la publicación de su libro?

Y, como creyente, ¿cómo le hacen sentir?

Sí, recibo regularmente e-mails de los evangelistas que me llaman la atención por “vender” la ciencia, o por elegir el culto a la ciencia en lugar de a Dios. He sido amenazado con la excomunión por un creyente indignado, aunque ni siquiera soy católico. Por supuesto me preocupa que la información que tanto me afecta provoque semejante resistencia en otros creyentes, gente razonable y afectiva, pero creo que estas reacciones simplemente reflejan la intensidad de la batalla actual entre las voces extremistas que han dominado las ondas de radio y las ventas de libros durante tanto tiempo. Si soy capaz de suministrar algunas bases para desarmar esta batalla, apuntando hacia la conclusión de que se puede tanto confiar en la ciencia para alcanzar verdades sobre la Naturaleza, como ver la mano de Dios en la forma en que la Naturaleza ha sido creada, entonces este esfuerzo hará que valgan la pena las disputas ocasionales.

Esta entrevista, realizada por Jon Sweeney, se publicó originalmente en inglés en la revista Explorefaith .


mea maxima culpa

February 18, 2010


Este es un pequeñisimo posting. Su razón proviene de una experiencia muy desagradable y nueva para mi. Lamento haberme envuelto en un debate que no me pertenece, lamento haber visitado al blog http://cnho.wordpress.com. Lamento haber descendido a discusiones irracionales y vicerales que no se corresponden de modo alguno a mis principios, intereses y naturaleza racional.  La culpa solo está en mi porque no fuí inteligente. Este es un sitio mantenido por 5 personas, que se autodescriben dedicados a combatir la religión, pseudociencia, creencia en DIOS y  supersticiones de diferentes clases. Fui provocado por un miembro de ellos en mi blog y fui lo suficientemente torpe de visitar este sitio e involucrarme en discusiones de la mas absurda y variada naturaleza. En uno de los artículos del blog personas que pensaban como yo estaban categorizadas de un modo jocoso como animales , yo fuí lo suficientemente torpe como para involucrarme en discusiones con el autor cuando la mas elemental inteligencia indicaba abandonar el sitio inmediatamente. Toda torpeza tiene su precio, yo todavía estoy pagando el mio, anoche recibí un correo que puedo describir como provocador o sumamente extraño no de un miembro del blog, pero si de uno de sus lectores mas fieles e incondicionales que recibió un mensaje mio por parte de uno de los autores del blog 4 semanas después que fué mandado!!!!!! . Nunca más he visitado este sitio ni pretendo visitarlo, ni molestar de modo alguno, esperaría lo mismo de estas personas con respecto a mi pequeño blog ,es importante hacer notar que no poseo evidencia a que este punto esten visitando mi blog o molestando de modo alguno de modo directo,  en definitiva corren un sitio muy exitoso con medio millon de hits hasta la fecha ,visitado por un inmenso nombre de personas religiosas y de otras clases de ideologías. Uno de sus autores es responsable por la provocación de anoche, no lo nombraré para no seguir escalando la situación. En definitiva es tiempo de poner a dormir esta ridicula situación.


Los Neanderthals y el "hombre moderno"

February 17, 2010

Es un hecho bien establecido que los Neanderthals vivieron al mismo tiempo, en los mismos sitios que nuestros ancestros, y que quizás hubo algún grado de interactividad social entre ellos. Sin embargo, las evidencias científicas parecen confirmar que no llegaron a entrecruzarse. Una pregunta ha sido aclarada del todo: no somos de modo alguno parcialmente descendientes de los Neanderthals. Esto parece cerrar la controversia que había surgido en el sentido de que los antiguos humanos, o sea, los Cromagnons habrían llegado a mezclarse con los Neaderthals. Si este evento ocurrió, debe haber sido algo muy esporádico ya que no dejaron huellas genéticas alguna en nuestro genoma. Hace unos pocos años atrás se llegó a especular que ambas especies se habrían cruzado. La razón de esta especulación fue el hallazgo de un esqueleto de un niño encontrado en Portugal, que aparentemente tenía características morfológicas de ambos: Cromagnons y Neanderthal. Desde un mismo principio algo no hacia mucho sentido, este niño habría vivido aproximadamente 25000 años atrás, mucho tiempo después que los Neanderthal desaparecieron. Un estudio genético fué realizado hace unos años atrás, en el cual fueron comparados ADN mitocondriales tomado de fósiles de las dos especies, este estudio arrojó que existían diferencias genéticas importantes. Mientras que los restos de ADN mitocondriales de los Cro-Magnones eran idénticos a los del ADN mitocondrial de los hombres actuales, los de los Neanderthals eran muy diferentes. Suficiente material genético ha sido recuperado de los fósiles de Neaderthals que permitieron obtener el genoma de la especie. Los humanos modernos no parecemos tener ningún ADN de los Neaderthals. Aparentemente, si alguno de nuestros ancestros se apareó con un Neanderthal, su descendencia no sobrevivió para constribuir al genoma humano que existe hoy por hoy. Algo asombroso encontrado en el genoma de los Neanderthals es que esta especie poseía la misma versión del gen FOXP2 que los “humanos modernos” poseemos en nuestro genoma. Esto puede significar que los Neanderthals tuvieran la capacidad de hablar y construir sociedades complejas. Este descubrimiento de algún modo cambia radicalmente la visión que tenemos de ellos, de unos seres brutales, algo que la cultura popular ha promovido de modo muy exitoso por décadas. En la imaginación popular los Neanderthals son comunmente representado como unos seres brutales con garrotes que fueron desplazados por los modernos humanos emergiendo de Africa. Esto quizás solo sea una verdad a media. Excavaciones y estudios anatómicos han mostrado claramente que los Neanderthals usaban instrumentos medianamente sofisticados, joyas, enterraban a sus muertos, cuidaban de sus enfermos, posiblemente cantaban y hablaban una lengua compleja. Otro elemento a tomar en cuenta es que el cerebro de los Neanderthals era ligeramente mayor que el nuestro.


Teoría "out of Africa"

February 16, 2010

Cuando Charles Darwin escribió “The Descent of Man” en 1871 el racismo científico estaba en su apogeo. Los Europeos, de piel blanca habían llegado  a dominar el planeta, y este hecho fué ampliamente asumido como una prueba de un status biológico superior de la raza blanca. Muchos intelectuales consideraron la humanidad no una especie sino varias, y el abuso de las ideas de Darwin llevaron a algunos a concluir que las personas de piel oscura habían sido dejado atrás en la evolución. La idea que de algún modo todos somos africanos no hubiera sido muy bien recibida y hubiera creado una verdadera tormenta en las sensibilidades de la época. Eso es precisamente lo que Darwin sugirió en su segundo gran libro, el razonó dado que nuestros animales primos, chimpazes y gorilas son nativos de Africa, el razonó que probablemente lo mismo pudiera ser verdad para nuestra propia especie,Homo sapiens.
Esta idea fue una aguda y revolucionaria hipótesis para la época. En 50 años diversa evidencia paleontológica se fué acumulando: descubrimientos de fósiles empezaron a señalar hacia Africa como el origen de la humanidad, y este hecho ha sido confirmado abrumadoramente por investigaciones genéticas. El ADN no solo ha mostrado que las personas estan todas cercanamente relacionadas sino que también somos más similares que diferentes. Esto nos ha permitido trazar la historia y el linaje de nuestra propia especie y aún más, identificar algunas singularidades biológicas que nos hace humanos.
La inmensa mayoría de los fósiles pertenecientes a ancestrales familiares humanos han sido descubiertos en Africa. Fósiles como Lucy, el famoso Austrolopithecus afarensis desenterrada por Donald Johanson en Etiopia en 1974, deja poca duda que el linaje de los chimpazes y el de los humanos se separaron en el sur del Sahara. La mas reciente historia evolucionaria del Homo sapiens paradójicamente es menos clara. Otras especies humanas tales como Homo erectus y el hombre Neanderthal , se extendieron más allá de Africa mucho antes que los hombres modernos aparecieran 160000 años atrás, y dos hipótesis compiten para explicar el origen de nuestra especie.
La teoría “out of Africa” plantea  que nosotros solo evolucionamos en Africa y solo entonces emigramos fuera de Africa desplazando nuestros “proto-familiares” en otros continentes. La otra teoría plantea que poblaciones de proto-humanos evolucionaron separadamente, o al menos se mezclaron con poblaciones viajeras de Homo sapiens, dando lugar a las diferentes razas.
Los fósiles siempre han favorecido a la teoría “out of Africa”, pero la genética también ha proveido abrumadora evidencia a favor de esta teoría. Dos tipos de ADN humano han probado ser particularmente instructivos. Mientras que la mayoría de los cromosomas son constantemente mezclados por recombinación , este proceso no ocurre en el cromosoma Y masculino ni en el ADN mitocondrial. Ambos tipos de ADN son heredados intactamente y varían solo producto de mutaciones espontáneas. Como estas mutaciones ocurren a una velocidad fija, el ADN puede ser usado para reconstruir nuestro pasado. La evolución del cromosoma Y y del ADN mitocondrial han progresado exactamente como la teoría “out of Africa” predice.
Evidencia adicional proviene de la diversidad genética. La teoría “out of Africa” sugiere que varios miles de personas vivian en el continente 70000 años atrás , cuando un pequeño grupo de hombres cruzó el Mar Rojo. Los descendientes de estos emigrantes poblaron el resto del mundo. Los No Africanos que se originaron de este pequeño grupo fundador deberían ser genéticamente menos diversos que los Africanos, que eran un grupo mucho más numeroso y por ende genéticamente mucho más diverso. Otra vez el ADN confirma esto, la diversidad genética es mucho más grande entre Africanos que entre Africanos y cualquier otro grupo étnico o entre otros grupos étnicos que parecen estar cercanamente relacionados. A nivel genético , un Finlandes se parece más a un Africano, que se parece a un Sueco. La diversidad genética cae en la medida que nos alejamos de Africa, Aborigenes Australianos y Nativo Américanos son las poblaciones menos diversas de todas. Asi que es justo decir que todos los hombres y mujeres son Africanos bajo su piel. Es algo tan simple porque la evidencia es abrumadora. Aún asi imagino que para muchos es dificil de aceptar esta realidad por prejuicios raciales. No importa cuan racista seas , la evidencia abrumadora está presente, y contra esta clase de evidencia solo se puede esgrimir ignorancia masiva.


Un gen sintético para capturar el dióxido de carbono

February 14, 2010

Químicos de la UCLA reportan haber creado un gen sintético que puede capturar el dióxido de carbono, principal componente químico que constribuye al calentamiento global, aumento del nivel del mar y a la acidez de los oceanos. “Nosotros hemos creado cristales tridimensionales sintéticos similares al ADN”, dijo el químico y bioquímico, el profesor Omar M. Yaghi , quien es miembro del Instituto de nanosistemas de Califormia  (CNSI) en la UCLA y el Departamento de Genoma y Proteoma. “Nosotros hemos tomado unidades orgánicas e inorgánicas y las hemos combinados en un cristal sintético que codifica información del mismo modo que el ADN lo hace. Bajo ningún criterio este cristal tiene el mismo nivel de sofisticación del ADN pero de seguro es algo nuevo en la química y ciencia de los materiales.
Este descubrimiento puede llevarnos al uso de energía mas limpias, incluyendo tecnologías que pueden ser usadas en fabricas y automóviles para capturar el dióxido de carbono antes que escape a la atmósfera.
“Lo que nosotros pensamos es que esto es muy importante por la potencialidad viable de obtener un material ultraselectivo para la captura de dióxido de carbono” expresó Yaghi, quien mantiene la silla Irving y Jean Stone en ciencias físicas y es director del centro de química reticular. El científico expresó: ” Soy un optimista, considero que está en nuestro alcanze. Potencialmente, nosotros podemos crear un material que convierta dioxido de carbono en algún combustible, o alguna clase de material que pueda capturar el dioxido de carbono con mayor eficiencia”
Esta investigación fué financiada por el Departamento de Energía de los Estados Unidos. El autor fundamental de este proyecto es Hexiang “DJ” Deng, un estudiante doctoral en el laboratorio de el profesor Yaghi.
” El ADN es una magnifica molécula que tiene un modo extraordinario de codificar por información, el problema es codificar información en nuestro cristal del mismo modo que el ADN lo hace. La secuencia de funcionalidades orgánicas que muestran los poros del cristal es de modo seguro un código único.”
El profesor Omar M. Yaghi expresó ” DJ ha mostrado que un miembro de la serie de materiales que él ha sintetizado tiene una eficiencia de captura de dióxido de carbono 400 % superior que aquellos materiales que no tienen el mismo codigo”

Lea el artículo completo en inglés y en formato PDF desde mi blog

Science 12 February 2010:
Vol. 327. no. 5967, pp. 846 – 850
DOI: 10.1126/science.1181761

Multiple Functional Groups of Varying Ratios in Metal-Organic Frameworks
Hexiang Deng, Christian J. Doonan, Hiroyasu Furukawa, Ricardo B. Ferreira, John Towne, Carolyn B. Knobler, Bo Wang, Omar M. Yaghi*

We show that metal-organic frameworks (MOFs) can incorporate a large number of different functionalities on linking groups in a way that mixes the linker, rather than forming separate domains. We made complex MOFs from 1,4-benzenedicarboxylate (denoted by “A” in this work) and its derivatives -NH2, -Br, -(Cl)2, -NO2, -(CH3)2, -C4H4, -(OC3H5)2, and -(OC7H7)2 (denoted by “B” to “I,” respectively) to synthesize 18 multivariate (MTV) MOF-5 type structures that contain up to eight distinct functionalities in one phase. The backbone (zinc oxide and phenylene units) of these structures is ordered, but the distribution of functional groups is disordered. The complex arrangements of several functional groups within the pores can lead to properties that are not simply linear sums of those of the pure components. For example, a member of this series, MTV-MOF-5-EHI, exhibits up to 400% better selectivity for carbon dioxide over carbon monoxide compared with its best same-link counterparts.

E-mail: yaghi@chem.ucla.edu

Fuente: http://www.sciencedaily.com

APA University of California – Los Angeles (2010, February 12). Chemists create synthetic ‘gene-like’ crystals for carbon dioxide capture.

Espero proveer en la menor brevedad posible la publicación original, contenida en Science, por lo pronto veo que en el abstracto de la publicación no se menciona nada de gen sintético sino de estructuras y materiales. Algo que si hace mucho más sentido, esperemos por el artículo, este es un laboratorio altamente reconocido por su trabajo y seriedad a nivel mundial. Espero a más tardar esta semana tener el artículo y proveerlo en mi blog.